lunes, 9 de noviembre de 2020

“Yo tengo un sueño”, Martin Luther King. 28 de agosto de 1963




 

 

Sandra Gómez

 

  Estimado lector, en publicaciones recientes he presentado lo que es el sueño desde el punto de vista biológico; en esta ocasión me referiré a “sueño” como un sinónimo de propósito, una visión a largo plazo.


Al escribir acerca de los sueños recordé el título de uno de los discursos más sobresalientes del siglo XX. Hasta el presente año de 2020, los maestros seguimos utilizándole como recurso didáctico, tenemos mucho que aprender del documento como escrito y mucho más que rescatar del pensamiento futurista del autor.





Ligar nuestros sueños a un PROPÓSITO, son las mejores formas de presentar a nuestros alumnos la diferencia con las metas. Las metas son pasos firmes a corto, mediano y largo plazo para alcanzar el propósito. 57 años han pasado, y algunas de las palabras que expreso el Doctor King se han transformado en hechos, una de ellas es el voto de las personas de diferentes razas; otra la aceptación legal de matrimonios interraciales, ante la ley somos iguales; entre otros puntos del discurso que hoy se pueden mencionar como metas cumplidas.


I have a Dream (Yo tengo un sueño) es el nombre del discurso más famoso de Martin Luther King Jr., cuando hablo de su deseo de un futuro en el cual la gente de tez negra y blanca pudiesen coexistir armoniosamente y como iguales. Este discurso, pronunciado el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del monumento a Lincoln durante la marcha en Washington por el trabajo y la libertad, fue un momento definitorio en el movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.


Cien años después de haber firmado la proclamación de Independencia de los Estados Unidos (1863). Utiliza la retórica con tintes de sermón y paralelismos con citas bíblicas para pedir justicia y cambio, y afirma que es el comienzo de la lucha, aunque descarta la violencia como medio. El momento más emotivo del discurso es cuando dice “yo tengo un sueño” el país que imagina para sus hijos con su mujer: uno en el que los chicos blancos y negros convivan sin ningún tipo de prejuicio. Termina su discurso ampliando su visión de una sociedad unida al hablar no solo de razas que dejen de lado sus diferencias, sino también de religiones.





Reflexión: hablamos de sueños como una realidad virtual que se experimenta al dormir; de aquí el nombre del discurso. Como había escrito con antelación, los sueños son una mezcla de los hechos experimentados y los deseos reprimidos del subconsciente; el talento del Dr. Martin Luther King, fue relacionar sus conocimientos de oratoria con frases bíblicas a las que dio vida a través del paralelismo con los acontecimientos del momento de la pronunciación, creo un nuevo contexto para algunos de los Salmos incluidos en la Biblia.


Los individuos debemos confiar en nuestros sueños, traerlos al consciente y trabajar en ellos, darles el sentido de propósito, es probable que en vida no los veamos cumplidos, pero seguramente que con voluntad, perseverancia y esfuerzo si podremos cumplir con algunas de las metas que conducen al propósito.


Comparte su sueño. Uno de los míos es que los seres humanos convivamos en armonía con la Naturaleza. ¿Cuál es tu sueño?, comenta y comparte. Hasta la siguiente historia de vida Dra. Sandra Gómez Patiño.

Referencia: https://es.wikipedia.org/wiki/Yo_tengo_un_sue%C3%B1o



 

2 comentarios:

  1. Mi sueño es que en un futuro cercano la tecnología ayude a la humanidad a vivir mejor y no a ser esclavos de la misma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir. Muy interesante sueño=vision.

      Borrar