miércoles, 18 de noviembre de 2020

Buen fin vencido por pandemia

 



 



Juan José Ríos Ríos

 

Para muchos comerciantes establecidos en Ciudad Guzmán el Buen Fin no tuvo el resultado esperado en cuanto a reactivar la economía local mediante el consumo de mercancías, situación que se debe a que las finanzas de las personas no son tan firmes debido a efectos de la pandemia por el COVID-19, cuando se han producido paros constantes en las actividades productivas y porque se ha despedido o reducido el número de empleados en algunos de los negocios o empresas, que han sido impactadas por las medidas adoptadas.


            En el ramo de muebles, empresarios locales consideran estar en desventajas con las grandes empresas que han sentado sus reales en Ciudad Guzmán, principalmente por el soporte económico que poseen que les permite otorgar plazos de pagos muy amplios mediante el sistema de abonos chiquitos que, al final de cuentas hace que los consumidores paguen un interés que llega a constituir hasta el 50 por ciento del precio original y, aun así, los hay que no pueden cumplir con los compromisos contraídos con este tipo de negocios.


            Además estas grandes corporaciones poseen más beneficios fiscales, algunas son dueñas de instituciones bancarias que cobran comisiones significándoles ingresos extras y, debido al gran capital que poseen tienen más margen para adquirir, almacenar y poseer mayor y más amplio surtido en aparatos electrónicos y de línea blanca, dejando en gran desventaja a los empresarios que se manejan como PYMES y son, de hecho, el 80 por ciento de los negocios que se mantienen vivos gracias a que se esmeran en mejorar sus servicios y atención al público que aún les compra, pero también generando empleos y pagando impuestos, reales.






            En un pequeño sondeo realizado por este medio informativo permitió conocer también que no fue muy buena idea ampliar el tiempo de duración del llamado Buen Fin, lo que para algunos encuestados vía telefónica muchos de los posibles consumidores consideraron como una forma de vender productos al precio habitual, sin las oportunidades o descuentos que, se presume, se tiene como oferta para el público cuando este sistema es por tan sólo cuatro días. Pandemia, mala economía, paros continuos y desempleo, aunado a un Buen Fin alargado, dejó más desaliento que buenos resultados, sobre todo para los comerciantes que operan con las desventajas de las grandes empresas.


            Entre otras de las circunstancias que se están viviendo en la actualidad y debido a la pandemia del COVID 19, no sólo en el país, sino a nivel internacional, entre éstas la escases de algunas materias primas, como el hule espuma para fabricar muebles de sala o colchones. En el ramo de los medicamentos también hay falta y hasta encarecimiento de algunos productos, como para tratar problemas derivados de la alta presión arterial y otras alteraciones cardíacas, ya no se diga en los productos de primera necesidad como la tortilla, la carne, el tomate y otras frutas y hortalizas.


            Finalmente se consideró que la mejor forma de fortalecer la economía y bienestar de todos es enfrentando la pandemia con mayor responsabilidad, pues mientras más paros de actividades comerciales o productivas se den, no habrá ni los empleos ni la riqueza que ello debe generar estando en condiciones normales. Más contagios pueden generar no solamente más medidas de aislamiento y control de actividades, también más muertes de personas y un proceso mayor de deterior de tipo económico y social al que se vive actualmente. Hay que actuar de manera más responsable y eso es cuestión personal de todos y cada uno de los ciudadanos, no hay de otra mientras se controle la pandemia, que no la aliviarán más buenos fines como el que acaba de pasar.

           

           

           

No hay comentarios.:

Publicar un comentario