martes, 17 de noviembre de 2020

Servidores públicos opacos




Juan José Ríos Ríos


 

 Gracias a una iniciativa que fue presentada al pleno del Ayuntamiento de Zapotlán el Grande, fue posible conocer cuántos de los 125 municipios que conforman la entidad realmente tienen compromiso con la transparencia. Información dada a conocer oficialmente respecto al tema se refiere a la incorporación del gobierno local al Software “SIDECLARA SESAJ”, una herramienta que ayudará a realizar la declaración anual patrimonial de los servidores públicos de forma electrónica.



            La propuesta, que se aprobó por decisión unánime, fue una Iniciativa con carácter de Punto Informativo que presentó la regidora Claudia López del Toro, sobre el instrumento que de conformidad con el Sistema Nacional Anticorrupción será usado para la prevención y sanción de faltas administrativas, a través del sistema estatal SIDECLARA SESAJ para realizar un control y fiscalización de los recursos.


            El parte dado a conocer respecto al tema indica que de los 125 municipios que tiene el Estado de Jalisco, solamente 39 de ellos, incluido Zapotlán el Grande, serán los que se integren a este ejercicio, que permitirá hacer la declaración de bienes en tiempo y forma, para hacer las declaraciones de una forma más transparente y a su vez, rápida y efectiva.


             Se indica que este Software ha sido desarrollado para darle cumplimiento a la Ley General de Responsabilidades Administrativas para verificar las obligaciones de los servidores públicos establecidas en la Ley.






            El sistema será gratuito para todos los servidores públicos que lo soliciten, y de esta manera puedan llevar a cabo el proceso de descarga, instalación, configuración, personalización, pruebas y operatividad, y con ello puedan cumplir con todos los requerimientos técnicos necesarios para poder realizar esta actividad.


            Qué bueno que los servidores públicos de Zapotlán y de los otros 38 municipios de Jalisco restantes estén integrados y comprometidos a integrarse al sistema estatal SIDECLARA SESAJ para realizar un control y fiscalización de los recursos, que son públicos y no de ellos, además que por ley están obligados a cumplir, pero, si es de carácter obligatorio, ¿por qué tanta tolerancia para el resto de los municipios y servidores públicos que no lo harán?


            Leyes, organismo y sistemas los hay de sobra, sin embargo, siguen siendo letra muerta en la práctica, y el mejor ejemplo está en Jalisco, es muy lamentable que de los 125 municipios que conforman la entidad solo 39 vayan a estar actuando de conformidad con el Sistema Nacional Anticorrupción, para la prevención y sanción de faltas administrativas, a través del sistema estatal SIDECLARA SESAJ, y de esta manera realizar un control y fiscalización de los recursos.





            Ahora, vale la pena considerar que esta herramienta solamente ayudará a los empleados públicos a realizar su declaración anual patrimonial de forma electrónica, lo que no significa que haya una fiscalización sobre el uso o manejo de los recursos públicos, del presupuesto y bienes municipales, y como se da la casualidad de que cada estado y en consecuencia sus municipios, son libres y soberanos, están así, libres, a su antojo, y como sólo los congresos locales pueden fiscalizarlos en este aspecto y los diputados, bien gracias, son parte- importante-de ese sistema.


            Tanto libertad ha dado margen a que cada fin de un gobierno municipal, estatal o federal, algunos de los funcionarios, considerados de primer nivel, terminen su “gestión” en mejores condiciones económicas, no hay políticos pobres, son fieles seguidores de la premisa forjada con base al sistema que ha prevalecido que dice. “Político pobre, pobre político”.


            Y la rueda de la fortuna comenzó a girar, para las próximas elecciones, en el 2021, habrá nuevos partidos políticos, pero sus dirigencias y mayoría de sus integrantes, son personas que ya han estado arriba de esa rueda, aunque hay muy honrosas excepciones, de allí la importancia de que la clase política esté más vigilada y sancionada, no solo por leyes, reglamentos, sistemas que estamos viendo no se acatan y mucho menos cumplen, sino por los ciudadanos que quieren un país libre de corrupción y de corruptos, que los hay en abundancia y muchos metidos en la política. Bien por los que hacen la diferencia.

           

           

   

 

           

           

           

           

           

 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario