miércoles, 4 de noviembre de 2020

Una nueva carta al presidente

 


 

Víctor Hugo Prado

 

 

Ayer, los 10 gobernadores que integran la Alianza Federalista enviaron una nueva carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, en la que plantean posponer unos días el debate sobre el Sistema de Coordinación Fiscal, “y nos concentremos –señalan- en este momento en el presupuesto 2021, donde nuestra posición es que ningún estado del país pueda recibir menos recursos en términos reales que en el año 2020”.



Para ello, los mandatarios proponen las siguientes acciones: hacer la distribución geográfica de recursos pendientes, garantizar la inclusión de proyectos específicos de infraestructura, que tengan un impacto sobre la reactivación económica de los estados, generar un fondo de estabilización en caso de que no se alcance la meta de la Recaudación Federal Participable, usando remanentes de operación del Banco de México, o subejercicios del Presupuesto de Egresos de la Federación  2020 y 2021, y la creación del Fondo para atención de emergencia sanitaria Covid-19 en entidades federativas para compensar el impacto que generaron los gastos.


En el escrito, los gobernadores recuerdan que durante los últimos meses, la Alianza Federalista ha hecho diversas propuestas con el ánimo de contribuir al debate en torno al manejo de la Pandemia del Covid-19, señalan: “desde el punto de vista de políticas sanitarias y financieras para mitigar el crecimiento de los contagios y mejorar la capacidad de respuesta de nuestros sistemas de salud…también hemos manifestado nuestra extrañeza por la negativa de la Federación a dotar a las entidades federativas de recursos emergentes para atender el severo impacto de la pandemia en los sistemas de salud y las economías locales, lo que ha presionado seriamente las finanzas estatales”.





A raíz de la revisión de la Ley de Ingresos y del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2021, precisan en la carta, hicieron patente su preocupación con la reducción en el gasto federalizado para las entidades federativas para el año que viene.


            Las medidas emergentes, sin duda revelan una posición sensata de los gobernadores, falta que haya eco por parte de un gobierno federal, que ha mostrado sordera crónica, descalificando legítimos reclamos, haciéndolos pasar como los adversarios que aprovechando la coyuntura  han impulsado una estrategia electoral de cara a los comicios del próximo año, cuando en el fondo, lo que está en la mesa del debate, es la viabilidad económica de los estados para resolver problemas de salud, educación, seguridad, infraestructura, de producción agrícola y ganadera, entre otros. El diálogo ante esta grave crisis que se avecina es insustituible.    

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario