domingo, 12 de septiembre de 2021

SALME invita a acercarse a servicios para prevención del fenómeno suicida



 

El Volcán/SSJ

 

 

El suicidio es prevenible mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos y a menudo de bajo costo. Algunos factores de riesgo son trastorno mental, desempleo, abuso en el consumo de alcohol u otras drogas psicoactivas y estresores psicosociales agudos.



            Hablar abiertamente del suicidio no induce a suicidarse. Es importante estar en comunicación, mostrar empatía, manifestarle a la persona o familiar que no está solo y mantener atención en los signos y síntomas, destacó el Dr. Francisco Ramírez Barreto, director del Instituto Jalisciense de Salud Mental (SALME).


 En webinar, transmitido por las redes sociales de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), previo al Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se conmemora el 10 de septiembre, el especialista mencionó que este fenómeno arrebata la vida a 700 mil personas en el mundo.

            “Hoy en día se pierden más vidas por suicidio que por VIH, paludismo o cáncer de mama, incluso (más que) por guerras y homicidios”, apuntó.

            “El mayor impacto de este fenómeno se da en la población joven, y por lo tanto creo que es menester de todos nosotros generar estrategias para poder llevar a cabo una adecuada prevención de este fenómeno”, expresó el titular del SALME.




            Ramírez Barreto afirmó que el suicidio se considera un grave problema de salud pública, no obstante, “es prevenible mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos y a menudo de bajo costo”.

            En la charla virtual compartió que en coordinación con la Universidad de Guadalajara (UdeG), el SALME participó en realizar un atlas sobre el fenómeno suicida 2015-2019, el cual evidencia que la mayor tasa de suicidios (casos sobre 100 mil habitantes) se presenta en el corredor Altos Norte, al igual que algunos municipios de la costa de Jalisco.

            “El atlas nos permite entender cómo generar las estrategias de prevención y promoción regionalizadas”, precisó el funcionario.

            Es importante mencionar que entre los factores de riesgo se encuentran padecer algún trastorno mental, desempleo, antecedentes de ideación suicida, abuso en el consumo de alcohol u otras drogas psicoactivas, condiciones médicas concomitantes, antecedentes familiares de enfermedad mental y estresores psicosociales agudos.

            Ramírez Barreto invitó a la población a acercarse a los servicios que ofrece el SALME para prevención y atención del fenómeno suicida o de problemas de ansiedad, depresión y otros de salud mental que -dijo- se han agudizado ante la pandemia de COVID-19. Recordó que en el Estado se implementó en 2020 la estrategia “Quererte en casa” para atender la problemática de salud mental derivada en torno al nuevo coronavirus.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario