viernes, 17 de septiembre de 2021

49 aniversario luctuoso de don Gonzalo Ochoa de la Mora


 

>Impulsor incansable del progreso de Tecalitlán.

 

 

René Chávez Deníz*

 

 

Don Gonzalo Salvador Ochoa de la Mora cumple 49 años de su fallecimiento, un gran hombre considerado un impulsor incansable del progreso en Tecalitlán.



Ochoa de la Mora murió el 9 de septiembre de 1972. Fue el mayor de ocho hermanos, hijos de Leopoldo Ochoa Rodríguez y de María Dolores de la Mora Ochoa.


Desde niño fue de carácter recio y decidido, en 1912 sus padres lo mandan de interno a México D.F.  a estudiar en el colegio William, el rector de este colegio era una persona enérgica que contribuyó a formar su carácter.


En 1918 se fue a San Francisco, California donde trabajo como centrifuguero en una refinería y por las noches estudiaba, posteriormente se fue a New York, entrando a trabajar en unos almacenes de donde lo mandaron a Londres, Inglaterra.





Ahí recibió malas noticias, su padre estaba enfermo y el negocio con deudas muy fuertes, decidió venirse y apoyar a su padre.


   

“La Guadalupe” que, y en ese tiempo era ingenio azucarero, pues empezó siendo trapiche cuando fue de don Demetrio de la Mora de quien la recibió la herencia su hija María Dolores de la Mora, madre de Don Gonzalo.


Cuando llego, su padre estaba muy enfermo y las deudas e hipotecas “eran más de lo que valía el negocio” palabras de él.


Vivió experiencias muy amargas con los acreedores, pero gracias a su empuje, tenacidad y cumplimiento de sus pagos se dio a estimar y respetar por ellos, llevando luego una buena amistad.


Gracias a su empuje y tenacidad en el campo laboral, el patrimonio se incrementó como por arte de magia, el ingenio “Santiago” estuvo en venta sin ton ni son, pasaron a manos de don Gonzalo de una manera legal y legítima.


Y no había hambre en Tecalitlán, las ferias folclóricas del terruño crecieron en fama y los mariachis cantaban con el Vargas a la cabeza, dando brillo y renombre al pueblito de Tecalitlán. Sin duda don Gonzalo fue un impulsor incansable del progreso de Tecalitlán.






La mañana del sábado 9 de septiembre de 1972. Tecalitlán se ponía de luto al perder a uno de sus hijos predilectos.


Don Gonzalo fue un hombre que con su personalidad logro ganarse el corazón de un pueblo al que privilegio de florecimiento y vida.

 

*Cronista Municipal de Tecalitlán.

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario