jueves, 9 de septiembre de 2021

Concluye la era naranja



 

Juan José Ríos Ríos

 

 

El pasado viernes tres de septiembre la presidenta municipal interina de Zapotlán el Grande, María Luisjuan Morales, rindió su informe de gobierno en donde hizo un recuento de lo hecho en dos períodos de gobierno que el Movimiento Naranja tuvo la oportunidad de llevar a cabo en ésta municipalidad, teniendo al frente como titulares a Alberto Esquer Gutiérrez y a José de Jesús Guerrero Zúñiga, y que les tocó cerrar el período constitucional de ambos, tanto a Juan Manuel Figueroa Barajas como a Luis Juan Morales, respectivamente.



            El Movimiento Naranja cerrará así, el próximo primero de octubre, la era que les tocó gobernar a Zapotlán, siendo el tercer partido político que logra encumbrarse en el poder que ahora hará entrega a Alejandro Barragán Sánchez, lo que dan genera un parteaguas su arribo al llegar al cargo de presidente municipal por el Partido del Trabajo, cuarto en turno como partido político en la historia local, con lo que también se abren nuevas expectativas en lo que a la administración y servicio público se refiere, en esta municipalidad.


            En seis años, sobre todo en los últimos meses de la actual administración que encabeza Luis Juan Morales, en Ciudad Guzmán no se había visto tanta obra y por lo tanto inversión, sobre todo de recursos propios, del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Zapotlán (SAPAZA), cuya responsabilidad encabeza Juan Manuel Figueroa Barajas, lo que hace más relevante el cierre de la administración y que sienta un precedente muy importante, sobre todo porque antes no se conocía el potencial económico de este organismo público descentralizado, cuando se aplica realmente el refrán: Lo del agua, al agua.


            Cada gobierno y cada tres años, en este municipio se venía gobernando con estilo o capricho propio de cada alcalde en turno, que, si bien existe un ayuntamiento conformado por varios regidores, incluso de los considerados de “oposición”, lo que se hacía era al gusto o por decisión del presidente municipal, así fue siempre, unos hicieron algo, otros fueron opacos, parcos. Con el arribo de los triunfantes por el Movimiento Naranja, Alberto Esquer y José de Jesús Guerrero Zúñiga, se manejó y en mucho se aplicó el llamado gobierno de continuidad, es decir no dejar obras a medias y darle, seguimiento a los proyectos hasta su terminación, tarea que hicieron muy bien sus relevos interinos: Juan Manuel Figueroa Barajas y María Luis Juan Morales.






            Lo más cuestionado de ambas administraciones es, sin duda, el tema de las concesiones de dos de los servicios públicos más importantes que son parte de las obligaciones de los gobiernos municipales para con sus representados, el aseo y el alumbrado público. La primera de estas decisiones correspondió al período iniciado por Alberto Esquer Gutiérrez, cuando otorgó el servicio a una empresa privada y que ahora cuesta casi el doble de lo que inicialmente se pagó, y la decisión de Guerrero Zúñiga de hacer lo mismo con el alumbrado público, por lo que pasan a la historia local como dos primeros gobiernos locales privatizadores de servicios públicos.


            En su tiempo y todavía en la actualidad, se cuestionaron ambas decisiones, porque aparte de lo caro que le cuesta al erario público cumplir con los contratos de tales prestaciones de servicios, no se han respetado ni cumplido los compromisos signados por la beneficiara de cada concesión, el aseo sigue dejando mucho qué desear y en cambio el costo casi se ha duplicado. El alumbrado público concesionado durante la gestión de Guerrero Zúñiga, también no es de la calidad prometida y en sí, ambas medidas, son puntos negros que dejan en su historial como gobiernos municipales en Zapotlán el Grande.


            Aunque bien es sabido que mucha parte de las gentes no tienen memoria y pronto olvidan, Movimiento Naranja ya probó las mieles del poder y es casi seguro que seguirán luchando por otra oportunidad, salvo que, con el término del Gobierno del Estado, que encabeza Enrique Alfaro, dicho partido y su militancia, dejen de participar en la política local y del Estado de Jalisco mismo. El tiempo dará oportunidad de saberlo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario