lunes, 2 de noviembre de 2020

El cambio verdadero



 

Daniel Ochoa Ceballos

 

 

 En México se tiene establecido un sistema democrático como forma de gobierno, lo que significa que el poder es ejercido por el mismo pueblo a través de mecanismos legítimos de participación en la toma de decisiones políticas; esto con base a determinados principios básicos como el de la Constitucionalidad, Responsabilidad civil, Valores democráticos (como lo son libertad, respeto, tolerancia, compromiso y fraternidad) y la Garantía de derechos.



Lo anterior también garantiza por lo tanto que el pueblo tiene el derecho a cambiar la forma de gobierno que mejor le parezca. Reza la canción de Mercedes Sosa “cambia todo cambia” y si, cierto todo cambia en la historia de nuestro país han ido sucediendo distintos hechos que han cambiado las condiciones que prevalecían en determinadas épocas, como fue la llegada de los españoles y el establecimiento de la Colonia, La Independencia, La Reforma y la Revolución.


El país posterior a la Colonia adoptó un Sistema Democrático, como su forma de convivencia de nuestra sociedad y de gobierno; posterior a la etapa revolucionaria este sistema democrático estuvo marcado, por lo que conocimos como el Régimen Priista, que si bien permitió la estabilidad del país y su desarrollo, también estuvo marcado por ciertas prácticas y maneras de hacer política que a muchos (como lo es a quien escribe estas líneas) nos disgustaron, nos parecían injustas y que frenaban muchas situaciones y libertades como lo era la libertad de expresión, sin duda hay una muy larga lista de cuestionamientos que aquí podríamos señalar, pero solo quiero señalar una cuestión que a mí siempre me incómodo y es la práctica del amiguismo y el influyentísimo (una de tantas lacras del régimen anterior que señala nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador) ya que estas prácticas limitan el desarrollo de las personas, no valorándose por sus capacidades y relegándoseles de alguna manera, en lo personal siempre he anhelado que todos tengamos las mismas oportunidades, que a toda persona se le vea como igual y no discriminarle de ninguna manera y en ninguna situación por la que estén pasando.






Cambio… palabra tan utilizada en las campañas políticas, me recuerdan a Vicente Fox con su lema “El cambio que a ti te conviene”, que pena que se mal utilice esta palabra, porque ella encierra algo muy importante para toda persona, que es la esperanza (estado de fe y ánimo optimista basado en la expectativa de resultados favorables), que pena realmente que se traicione a las personas, como lo fue con el Gobierno de Vicente Fox, donde nada cambio y de la misma manera con el siguiente gobierno Panista de Felipe Calderón. Hoy con un gobierno de distinto perfil, AMLO nuestro presidente, volvió a establecer en el pueblo y con más fuerza la idea de un cambio, del cambio verdadero, por esa razón y por lo que comento en las líneas anteriores, nuestro presidente está muy comprometido con su pueblo, y con frecuencia dice “no les voy a fallar” porque él tiene muy claro la enorme responsabilidad que se ha echado a cuestas, por el significado de lo prometido políticamente.


Ahora si sabemos que el compromiso que tiene el presidente para con el pueblo, ¿Qué nos corresponde a nosotros? Aquí quiero citar unas frases: “Nadie hará nada por México, que no hagamos nosotros”. “Nadie hará nada por Zapotlán el Grande, que no hagamos nosotros”. “Nadie te da nada, hay que luchar e ir por ello”. Hoy en estos tiempos de cambio, se busca establecer una democracia participativa, donde también como pueblo nos hagamos responsables, nos organicemos, estemos bien informados, para tener el conocimiento de las cosas, y participemos, no esperando que otros vengan a resolvernos nuestros problemas. Si queremos cambiar esta historia reciente de nuestro país donde han predominado una serie de lacras para nuestra sociedad como lo es la corrupción, ¡pongamos nuestra alma y partamos desde la colectividad para cambiar nuestra realidad¡ y desde cada municipio hagamos patria interesándonos en el manejo de los recursos económicos y públicos, para que se tenga un adecuado manejo y no permitamos más abusos, ya que el fin último de los gobiernos y de la política es el bienestar del pueblo el bien común.





 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario