viernes, 3 de abril de 2020

Artículo “Redes sociales ¿Cómo cuido a mi hijo?”









Alejandro Cisneros Aguilar


Es sabido que el uso de las redes sociales no es exclusivo de los adultos, los niños desde temprana edad tienen acceso a ellas y no sólo a una sino a varias; esto a pesar de que las políticas de uso solicitan tener un mínimo de edad para crear una cuenta, por ejemplo Facebook requiere de una edad mínima de 14 años en sus usuarios (en algunas jurisdicciones podría ser superior), por su parte Instagram solicita que se tengan por lo menos 13 años al igual que Tik Tok, por nombrar algunas de las más utilizadas; pero ¿por qué podría tener un niño menor de la edad mínima requerida una cuenta en alguna de esas redes sociales?, esto es fácil de responder, ya que sólo se llena un formulario en línea con algunos datos personales donde se puede establecer una fecha de nacimiento falsa para cumplir con dicha política de edad.

Pero ¿cuál es el riesgo de que niños pequeños utilicen redes sociales?, uno es el tener contacto e interacción con un número exponencial de personas, mucho mayor del que podrían tener en físico, ya que por medio de las redes sociales podríamos tener literalmente miles de “amigos”, de los cuales ni si quiera sabemos si sus cuentas son reales ya que no los conocemos en persona. Por lo anterior un niño que utilice una red social podría creer que está platicando con su amigo de 12 años que vive en la misma ciudad que él, cuando en realidad es un hombre de 50 de otro país interesado en obtener sus fotografías o vídeos, por lo tanto, uno de los riesgos es aumentar la probabilidad de tener contacto con un pedófilo.




Otro riesgo es el caer en la trampa de los “retos”, donde se les invita a cumplir con cierta tarea, algunas podrían parecer inofensivas como por ejemplo el tomarse una fotografía sobre algún lugar simulando ser una tabla, es decir con el cuerpo completamente recto, pero hay casos donde adultos han resultado muertos al tratar de cumplir con este reto ya que lo han hecho sobre un balcón donde desafortunadamente perdieron el equilibrio y cayeron varios metros. Otro reto que fue bastante popular fue el de la “Ballena azul”, donde se le iba pidiendo a quien participaba en el que hiciera una serie de tareas que parecían inofensivas al principio, pero cada vez se hacían más complicadas e iban aumentando el riesgo de resultar heridos hasta que finalmente se le pedía se suicidaran.

Por su puesto un riesgo obvio, pero del que se tienen casos documentados es el de compartir información, desde la escuela donde estudia, cuántas personas viven en su casa, horarios de la familia, etcétera, misma información es utilizada por delincuentes para cometer fraude, extorsionar o asaltar a las familias de estos niños.




Lo anterior no tiene el objetivo de satanizar las redes sociales o pretender que se prohíba rotundamente el uso de ellas a los niños, sino el que los padres de familia estén conscientes de que el uso sin supervisión de las mismas podría llevar a situaciones bastante dolorosas para las familias; por lo tanto, algunas recomendaciones para tratar de evitar el uso inadecuado de las redes son:

Tenga una comunicación abierta, cordial y de confianza con sus hijos, no se limite a suponer que por ver la a televisión en familia ya es una convivencia con ella y por lo tanto sus hijos ya tuvieron la atención que requieren, mejor salga a caminar, juegue con ellos, platique de sus intereses, dudas, miedos, genere un ambiente de total confianza donde no sientan ni temor o pena platicar con usted de cualquier cosa.






Hable con ellos sobre la edad adecuada para el uso de las redes sociales y los riesgos de los que se deben cuidar al usarlas. Explíquele que pueden acercarse a usted ante cualquier situación sospechosa o incomoda que pasen y genere la confianza suficiente para que se la cuenten.

Si al utilizar usted alguna red social se encuentra con alguna cuenta de niños que considere se están poniendo en riesgo o son muy pequeños para su uso denuncie la cuenta, en cualquier red social se tiene la opción de denunciar una cuenta, ahí especifique que el niño no tiene la edad suficiente para utilizar dicha red social.

Supervise el tiempo de conexión de sus hijos, muchas veces no somos conscientes del tiempo que pasamos conectados en redes sociales, procure que utilicen su tiempo en realizar otras actividades donde desarrollen habilidades, jueguen o aprendan algo.

Existen herramientas que puede instalar en el equipo que utilicen sus hijos para acceder a Internet, estas aplicaciones le permiten revisar el historial de conexión, horas de usos y horarios permitidos, muchas de estas herramientas son gratuitas, lo invito a buscar la más adecuada a sus necesidades.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario