miércoles, 8 de abril de 2020

La tragedia de las dos pandemias






Víctor Hugo Prado



Lo peor de la pandemia del COVID-19 está por venir, eso lo han remarcando los especialistas en salud pública. En próximas semanas, una o dos, México estará asumiendo la fase 3 de una epidemia que trae de cabeza al mundo y a la que no se le ve final feliz. Apenas el 27 de febrero había un solo caso en la nación, ahora, según el reporte del 06 de abril, van 2,439 contagios y 125 muertos. ¿podrá haber más contagiados?, a lo mejor sí, pero la Secretaría de Salud ha cancelado la posibilidad de saberlo al no autorizar pruebas rápidas para diagnosticar posibles contagios. Jalisco ha insistido en su uso masivo, pero ha habido resistencia a ser avaladas por el gobierno federal y la COFEPRIS, órgano regulador de las normas sanitarias. Así que preparémonos para lo que venga.

Las únicas condiciones que permitirán que la pandemia no llegue en forma de tsunami tomando desprevenida a la población, es lo que sabemos: guardar el distanciamiento social, quedándose en casa; lavarse las manos con jabón o con base en alcohol; al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado;  mantener al menos 1 metro y medio la distancia entre usted y las demás personas, particularmente aquellas que tosan o estornuden; no tocarse los ojos, la nariz o la boca, porque puede traer  las manos contaminadas; y,  si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, solicite atención médica a tiempo.





No es la única pandemia que los países tendrán que afrontar, también viene otra de proporciones insospechadas. La de la recesión económica que ya afecta al empleo, la viabilidad de las micro, pequeñas y medianas empresas, y la incapacidad financiera para invertir. El mensaje del presidente del domingo se esperaba con mucho interés, las expectativas giraron en torno a cómo reactivar la economía y garantizar el empleo. No hubo anuncios relevantes, un mensaje sobre ideologizado, más de los mismo. 

No habrá seguro contra el desempleo, tampoco apoyos económicos para la micro, pequeña y mediana empresa (MiPyME´s), pese a que forman parte de una importante cadena de pagos que, de quebrar un eslabón, se caen los demás, fracturando la economía. No habrá plazos ni condonaciones para pago de impuestos, no habrá deuda pública porque simplemente no se quiere “endeudar” al país, aun cuando la destrucción de la capacidad productiva será más desastrosa que ésta. No hubo cambio de paradigma, menos de dirección, pese a las recomendaciones de los que sí saben economía. En México el 99 % de los negocios MiPyME´s  suman casi 5 millones y emplean al 70 % de la fuerza laboral. A sus dueños y trabajadores, no les ha caído esta crisis como a anillo al dedo, sino como la soga al cuello, que podrá tensar la incapacidad y cerrazón de un gobierno federal que se ve poco solidario.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario