jueves, 16 de abril de 2020

Pedro Infante y sus visitas a Tecalitlán







René Chávez Deníz*



Pedro Infante como es sabido fue un gran artista mexicano que trascendió por ser un excelente actor y cantante que dejo huella en el cine mexicano ya que dentro de sus actuaciones se hacía notar como un actor polifacético en el cual cada personaje le quedaba a la medida, su popularidad como artista fue por su gran sencillez con sus fans una de las virtudes que lo llevo a ser el consentido de todos los mexicanos.

Pedro Infante diversidad de veces visito la tierra de los sones y el mariachi su estancia en esta población era regularmente para descansar del bullicio de la ciudad de México y de la carga excesiva de trabajo que permanentemente traía como actor y cantante.

El cronista municipal emérito de Tecalitlán, J. Ángel Chávez Nájar nos relata que durante un trabajo de investigación que llevó a cabo sobre estos tan afamados artistas algunos tecalitlenses expresaron lo siguiente:

En una entrevista que se realizó a Don Silvestre Vargas allá por el año de 1982 el manifestó que “Pedro Infante en el aspecto humano se entregaba a su público, como artista, quien nos tenía a nosotros como grandes compañeros, en el extranjero al actuar ahí, recibía invitaciones para ir a los hogares, las que no aceptaba si no estaba presentes también los del “mariachi Vargas”.




Por su parte el señor Ezequiel Gutiérrez Arellano compositor tecalitlense dijo: “Fue una persona que ya nació con dones artísticos y nació para triunfar, otro factor fue su enorme sencillez yo he tratado a varios artistas de México y ninguno como él”.

Gutiérrez Arellano relato la siguiente anécdota: “Encontrándose Don Pedro Infante y el maestro Silvestre Vargas en el entonces restaurant del “Indio” en Tecalitlán, junto con uso compañeros de escuela fuimos a verlo y a conocerlo, solo que el propietario del lugar, no nos quería permitir entrar, ante esta situación Pedro se levantó de su asiento y expresó: no los corras pásalos a todos y ofréceles refrescos”.

Cada vez que Pedro Infante venía a esta población se dirigía a la casa que se localiza en la calle Cuauhtémoc número 32 donde mucha gente iba a saludarlo y se desbordaban de entusiasmo con una alegría increíble al momento de verlo actuar, al escuchar su voz, ese famoso grito al inicio y mitad de sus canciones.

“Era muy simpático y tratable, cuando llegaba aquí, platicaba con mi familia, la gente lo llevaba en hombros al lugar donde iba a actuar y oírlo cantar era algo maravilloso, fui su admiradora”, lo anterior lo manifestó la señora Margarita Macías quien era propietaria de la casa donde llegaba el artista a descansar.

Precisamente en la esquina que forman las calles Cuauhtémoc y Morelos. J. Ángel Chávez Nájar, cronista emérito municipal de este lugar expresó: “yo llegue a ver al famoso artista jugando canicas con los chavitos de esa época, lo que da una idea de la sencillez de este gran hombre”.
Pedro Infante este martes 15 de abril cumple años de su desaparición física y los tecalitlenses lo siguen recordando con mucho cariño.


TAMBIÉN PUEDES LEER:



El único Ariel de Pedro Infante





No hay comentarios.:

Publicar un comentario