miércoles, 15 de abril de 2020

SADER promueve humedales para sanear aguas residuales





El Volcán/Sader


En el sector agroalimentario se tiene un aliado para darle un enfoque sustentable a las actividades productivas: el bambú. Esto por la tarea que esta planta realiza en el saneamiento de aguas residuales de explotaciones pecuarias y acuícolas, al facilitar también que las aguas puedan reciclarse en favor de las unidades de producción. 




La titular de la Unidad Administrativa de Sanidad e Inocuidad Acuícola de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER-Jalisco), Adriana López Dueñas, refirió que en el agro jalisciense ya inició el establecimiento de humedales a base de bambú, en sintonía con una tendencia internacional que considera las ventajas de este árbol para sanear aguas residuales de unidades productivas.

La funcionaria especificó que los humedales de bambú facilitan la formación de ecosistemas que a través de la filtración del agua permiten su saneamiento y posterior reciclaje.




“Se hace una purificación (de las aguas), por así llamarle, en procesos físicos y biológicos. En este caso, en el humedal que se está construyendo para manejar la limpieza del agua que se descarga en una granja acuícola en el municipio de Cuquío, es básicamente un humedal sub-superficial. ¿Qué quiere decir esto? No es un humedal donde vaya a ver agua en la superficie, sino que se maneja el nivel de agua en la parte media, la cual es filtrada a través de diferentes capas, en este caso rocas gruesas y arena y en la superficie se ponen los rizomas (raíces) del bambú”.

Añadió que otra intención de este proyecto de los humedales de bambú es impulsar un mercado regional de este vegetal, para que se aproveche en diversos usos, como en la industria maderera y del sector textil, entre otros.     

Al respecto, el productor Alan González refirió que en su caso el humedal de bambú permitirá la retención de desechos contaminantes de la granja de bagre y tilapia, para que los lodos sean utilizados posteriormente como compostas y el agua ya tratada se destine al riego de cultivos agrícolas, como chiles, jitomates y arándanos que se producen en condición de agricultura protegida.

También en el municipio de Ahualulco de Mercado se ha establecido un humedal con un doble propósito, indicó Carlos Jiménez Garma, director de Cadenas Productivas y Sustentabilidad: controlar o mitigar la contaminación de aguas residuales en una comunidad y aprovechar este líquido para el cultivo de bambús que se puedan comercializar.

“Es una prueba piloto con la que se trata de determinar la viabilidad en la puesta en marcha de un humedal para atender una localidad rural, donde no necesitas utilizar energía eléctrica, personal que lo opere, más que una persona que esté al pendiente de que las tuberías funcionen, que las membranas estén en buenas condiciones, y las tareas básicas de mantenimiento. Y en caso de que funcione bien, la idea es replicarlos en otras localidades rurales, que son más pequeñas y en donde es más fácil controlar los aspectos del tipo de descarga”, explicó el funcionario estatal.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario