jueves, 22 de febrero de 2018

Retiran punto para vender parque vehícular



Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán


Por considerarlos obsoletos y con costos altos de reparación, un dictamen emitido por los Regidores integrantes de la Comisión de Hacienda Pública y Patrimonio Municipal considera la posible venta de 23 unidades vehiculares del inventario de patrimonio municipal. El punto era parte en la orden del día en la última sesión de Ayuntamiento realizada en la semana anterior, el cual quedó fuera.



            Una copia de este dictamen obtenida por este medio informativo nos permite conocer el contenido del mismo y, dado el interés público que reviste el dictamen y la posible realización de la venta que se pudiera proponer en otra sesión de Ayuntamiento, nos enteramos que entre las unidades seleccionadas las hay de modelos que van de 1980 hasta el 2007, y que mediante oficio, la jefa del Patrimonio Municipal solicitó a la Presidenta de la citada comisión, Laura Elena Ruvalcaba Martínez, dar de baja los bienes muebles, específicamente vehículos oficiales que se encuentran en estado deplorable.

            Esta decisión se fundamenta en los diversos dictámenes emitidos por el titular del taller municipal, lo que en sesión extraordinaria 30 los integrantes de la comisión analizaron el citado oficio con sus anexos correspondientes de los cuales se desprende que, efectivamente, los vehículos oficiales considerados se encuentran en “un estado arcaico y su posible reparación sería costosa y demás obsoleta, por lo que no pueden ser aprovechados en beneficio de este Municipio”, se expuso textualmente.

            Los vehículos que serían puestos a esta posible venta se encuentran en las instalaciones del taller municipal y dos corresponden a la Dirección de Obras Públicas, un rodillo color amarillo y un tractor Caterpillar, los cuales, en el citado dictamen de la comisión, no especifican los modelos o año. Los demás fueron utilizados por las áreas de fomento deportivo, parques y jardines, patrimonio, protección civil, seguridad pública, servicios públicos, tránsito, servicios generales y SAPAZA.

            En acatamiento a lo dispuesto en la Ley del Gobierno y la Administración Pública Municipal del estado de Jalisco, la Comisión considera que: “A efecto de estar en posibilidad de obtener el mayor ingreso posible por la enajenación mediante una subasta pública al mejor postor, teniendo como precio mínimo de venta el valor del avalúo emitido por un perito calificado, igualmente se condiciona el inicio de subasta a la emisión de dicho avalúo para la totalidad de las unidades”.
            En el caso de que se declare desierta la subasta- se agrega-, como lo dispone la Ley de Compras Gubernamentales, Enajenaciones y Contratación de Servicios del estado de Jalisco y sus Municipios, se buscarían interesados en adquirir las unidades restantes y realizar la enajenación en las mejores condiciones posibles para el Municipio mediante adjudicación directa. Los recursos que se pudieran obtener de esta enajenación de bienes municipales, ejecutar (sic) un programa de mantenimiento y conservación de calles de las poblaciones de nuestro Municipio.
            Seguramente que los integrantes de esta comisión, antes de aprobar el dictamen, se dieron perfecta cuenta del estado que guardan los vehículos que se propone desincorporar de los bienes patrimoniales del Municipio, y aunque no se haya presentado a la aprobación de los integrantes del Ayuntamiento, persiste la posibilidad de una nueva oportunidad de elevarlo, y en su caso aprobarlo. Si el destino del dinero que se pudiera obtener es el mantenimiento de calles, que por cierto están en muy mal estado, esta cantidad que se sumaría al producto de la venta de los camiones que se utilizaban para la recolección de la basura, siempre y cuando se presente y apruebe, no se ha dado, que quede claro.
            De ser así, el Gobierno Municipal tendrá muchos recursos para la compra del material que permita mejorar las vialidades, lo que ojalá y no se convierta en meros parches, sino en un trabajo que esté sujeto a la vigilancia y control de expertos en la materia para que no sea dinero mal empleado cuando, a costas de sacrificar bienes muebles, unos en condiciones de uso y otros, según el dictamen obsoletos y con costos altos de reparación, la ciudad y sus habitantes lo requieren para una mejor movilidad, seguridad e imagen.

           

            

No hay comentarios.:

Publicar un comentario