miércoles, 14 de febrero de 2018

Quédate conmigo





Samuel Gómez Patiño

                                     
Cuando iniciamos nuestro negocio, detrás de ello existen muchos sueños por eso es importante reunir personas que puedan seguir nuestros ideales. Contratamos empleados que puedan responder en el negocio como si fuera de ellos, lo cual ayuda a que podamos contar con personal que recorrerá el camino a lado de nosotros.

            Ahora debemos preguntarnos ¿Cómo retener al personal? De manera obvia podemos pensar que un buen sueldo será suficiente para que el personal decida seguir en la empresa, pero al final el dinero por sí mismo no causa la satisfacción como para sentirse dispuesto a trabajar de más en la organización.

            Primero nos acostúmbranos a un ingreso y mantenemos un estilo de vida de acorde a este, luego recibimos un aumento y en lugar de ahorrar o por lo menos de tratar de mantener tal como estábamos antes empezamos a gastar el sobrante. Al final el aumento no aumenta nuestro nivel de satisfacción.

            En estos tiempos, las organizaciones están trabajando de forma hibrida, los empleados que incluye a los administradores o ejecutivos son entre los llamados los “Babyboomers” y los “Millenials”. Los primeros nacidos en la década de los 60’s (incluido su servidor), llegamos relativamente después de las guerras, con la televisión a color en ciernes, el teléfono de disco y con operadora, la música grabada en discos de larga y corta duración (de vinil), el proteccionismo comercial, el dominio del partido revolucionario institucional, con el hombre en la Luna, la televisión de antena libre, etc., y por otro lado la nueva generación que empieza a llegar a las empresas, los nacidos en el milenio, jóvenes que crecieron con el Internet, el celular, el correo electrónico, música en disco compacto, luego en DVD y ahora en servicios como  YouTube, los Streamming como Netflix y Blim, la alternancia política, el Home office, la apertura comercial, etc.

              Los de las viejas generaciones trabajamos para jubilarnos. Nuestra prioridad es desarrollarnos en una empresa y de ser posible estar ahí hasta que nos pudiéramos retirar; nos alcanzan los sistemas de fondos de ahorro que en muchos de los casos no serán suficientes para una vida aceptable al final de nuestra capacidad productiva, por lo que muchos no pueden retirarse por cuestiones económicas y quien lo hace necesita seguir trabajando ya no por gusto sino por necesidad. Queremos tener una casa, automóvil, etc. En cambio, las nuevas generaciones buscan libertad, tiempo libre, disfrutar de la vida y son menos apegados a las cosas materiales.

            Las nuevas tecnologías hacen que las organizaciones necesiten a las nuevas generaciones que navegan en ellas. Los empleados que rondan en sus 30 años, comprenden mejor como utilizarlas. La utilización de datos, de Internet y de teléfonos inteligentes hacen necesario otro tipo de empleados, pero por naturaleza siguen dominando  y en muchos casos liderando a las grandes organizaciones los adultos mayores, acostumbrados a otra cultura, más estricta y autoritaria, administran quizás la mayoría de los negocios. En parte, me parece que esto es uno de los impedimentos de las mujeres a crecer en las empresas, pues todavía vemos muchos ejecutivos y empresarios hombres y una desigualdad de salarios en puestos iguales entre hombres y mujeres.
         
   En la actualidad las generaciones, desde los Babybommers hasta los Millenials, cohabitan en un mismo entorno laboral, pero de culturas diferentes, con la disyuntiva de trabajar con lo nuevo para ser competente pero de no olvidar lo viejo que ha sido exitoso. Las organizaciones exitosas han sido aquellas que han podido adaptarse a los cambios sociales, tecnológicos, culturales y económicos, haciendo que su fuerza laboral sea la prioridad para lograr las metas organizacionales.

            Siguiendo con la investigación de la felicidad laboral, he estado analizando lo que las empresas hacen para mejorar las condiciones de la fuerza laboral; desde tiempo libre hasta gimnasios, transporte o capacitación han sido algunas de las estrategias que las organizaciones realizan para poder retener al empleado. Mejorar las condiciones de trabajo sobre las condiciones económicas ha sido interesante considerando que a veces creemos que mejores salarios hacen mejores trabajadores, pero debemos estar conscientes que el hacer que el trabajador se sienta seguro, satisfecho con lo que hace, que crece como persona puede elevar el nivel de motivación y por supuesto la productividad.

            De hecho la innovación es un reflejo de la motivación de un trabajador; no en balde las mejores obras artísticas no vienen de pagarlas por adelantado sino de la inspiración del artista de mostrar lo mejor de ellos. Recordemos que algunos de ellos murieron en la pobreza pero nos dejaron un legado maravilloso de su imaginación.
            Entonces la próxima semana, estrategias para retener a mis empleados.
   
            Me gustaría leer tú opinión, puedes escribirme al correo samuelgomez@uabc.edu.mx o en Facebook: Samuel Gómez Patiño


*Vicepresidente Educativo del Club Toastmasters Ejecutivos de Tijuana
Licenciado y Maestro en Administración de Empresas
Catedrático en la Facultad de Contaduría y Administración, en Tijuana

Universidad Autónoma de Baja California

No hay comentarios.:

Publicar un comentario