jueves, 22 de febrero de 2018

Que se queden los buenos





Samuel Gómez Patiño*

                                     
Algunas veces les digo a mis alumnos que no tengan miedo cuando escogen a las personas con las que van a trabajar. Si tienen en su equipo personas que incluso sean más inteligentes que uno le da otra característica al grupo. Tener a las personas con mayores habilidades hace a tu empresa superior. Si le sumas a estas personas la actitud de hacer bien el trabajo y de servicio a los compañeros y clientes, mucho mejor.

            Utilizar la estrategia de aumentar el sueldo no es ninguna garantía de lograr lealtad y permanencia. De hecho hay una teoría que nos dice que cuando logras un aumento la motivación apenas si dura dos o tres semanas, luego se regresa al sentimiento que seguimos igual e inicia otra vez la decepción y la falta de motivación; no podemos estar dando aumentos cada semana.

            Un buen sueldo tampoco garantiza que trabajemos duro y por la empresa, pero se convierte en parte del motivo para quedarnos y dar más de nosotros mismos. La pregunta sería: si esto no es suficiente ¿Qué más busca un empleado en una organización?

            A veces me parecen irrisorios los anuncios que buscan personal y que le agregan “ofrecemos buen sueldo más prestaciones de ley”. En primer lugar ¿cómo determinas que es un buen sueldo?, si lo haces pensando en los costos de operación sin determinar el valor de cada puesto ya estamos mal, en otras palabras debemos establecer el sueldo en función de lo que un trabajador aporta a la organización, del valor que agrega a la empresa. En el segundo caso, la ley ya establece las prestaciones y que son irrenunciables para un trabajador, por lo que al final no le parecerán motivantes el recibirlas, de todas maneras las debe recibir.

            Además, hay empresarios que ven el sueldo y prestaciones como un gasto necesario, en lugar de tomarlo como la inversión más importante, primero porque por lo general, de los gastos operativos de cualquier negocio el mayor porcentaje está en lo que se le paga al trabajador; y después, ¿no son los empleados los que hacen la diferencia en los negocios?

            En artículos anteriores, mencionamos que cuando iniciamos un negocio lo primero que vamos a contratar son los empleados, no los clientes (los clientes no son primero). Si bien es cierto que estos últimos compran nuestros productos o negocios, los empleados bien capacitados y comprometidos nos traen más y mejores clientes. Entonces se vuelve primordial que retengamos a nuestros mejores empleados y, como mencionamos en párrafos anteriores no se da sólo con aumentos de sueldo o con un gran sueldo, pero si con una cultura organizacional que logre que nuestros colaboradores realmente sientan lo importante que son para nosotros.
            También hemos escrito sobre empresas como “The Walt Disney Company” y la importancia de ser felices con lo que hacemos o “Bimbo” una organización que no sólo se preocupa de satisfacer a sus clientes sino también a sus empleados.

             Hace algunos años algunas organizaciones iniciaron una revolución cultural en cuanto la relación empresa-empleado por ejemplo, empezaron a hacerlo sentir como parte de la organización y los empezaron a llamar colaboradores o asociados, parece trivial pero para un trabajador puede llegar a ser motivante que te consideren casi como socio, no sólo de nombre. En otras culturas, los dejas reunirse con supervisores y ejecutivos y aportar ideas, darle seguimiento y tener la capacidad de tomar decisiones para mejorar, estos fueron los denominados círculos de calidad, me tocó vivir esa experiencia pero en las aulas universitarias.

            Otras cosas tan simples como el día de descanso. Mi hijo trabaja en Volaris y tiene 4 días de trabajo por dos de descanso que van rotando, por lo que a veces es lunes y martes, y la siguiente semana martes y miércoles. En mi caso, como universidad y maestro de tiempo completo tengo derecho a 7 semanas de vacaciones repartidas en una, en semana santa, cuatro en el periodo de verano y dos en el periodo de invierno, todo esto por las prestaciones otorgadas a nuestro sindicato, y que nos da la oportunidad de descansar.

            Las empresas consideradas con los premios “Better place to work”, han logrado establecer ambientes de trabajo adecuados y superiores que logran que los empleados se sientan satisfechos como darles apoyos para que se desarrollen no sólo capacitándolos dentro de las organizaciones sino también apoyándolos para que terminen sus estudios hasta maestrías y doctorados, días de descanso y vacaciones, ayudas a padres y madres al nacer sus hijos para que descansen y cuiden de sus bebes, etc.

            Como empresario debes considerar que si tu mejor inversión es tú empleado ¿Qué debemos de hacer para retenerlo? Pero sobre todo, si son los trabajadores los mejores activos que tienes ¿Por qué no hacer el esfuerzo para que me acompañe en el camino al éxito?

            Como reúnes todo un equipo heterogéneo, la próxima semana “El milagro de Lorenzo”.
           
             Me gustaría leer tú opinión, puedes escribirme al correo samuelgomez@uabc.edu.mx o en Facebook: Samuel Gómez Patiño

*Vicepresidente Educativo del Club Toastmasters Ejecutivos de Tijuana
Licenciado y Maestro en Administración de Empresas
Catedrático en la Facultad de Contaduría y Administración, en Tijuana

Universidad Autónoma de Baja California

No hay comentarios.:

Publicar un comentario