jueves, 22 de febrero de 2018

Merman las áreas arboladas


Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán


En fecha reciente dimos la información sobre la propuesta hecha por los Regidores Integrantes de la Comisión Edilicia Permanente de Limpia de Áreas Verdes, Medio Ambiente y Ecología del Ayuntamiento de Zapotlán, a fin de que se logre la declaratoria como formaciones naturales de interés estatal las áreas naturales protegidas de los Parques Ecológicos Las Peñas y Los Ocotillos, así como área estatal de protección hidrológica al arroyo de escurrimiento de aguas pluviales denominado Las Peñas.



            De esta manera se dio cumplimiento al Acuerdo Legislativo 1377-XLI-17, del Congreso del estado y que en Zapotlán el Grande se respetó por la iniciativa presentada por el Regidor el Regidor Presidenta de esta Comisión, José Luis Villalvazo de la Cruz, para lo que se requiere unir esfuerzos y realizar trabajos o estudios técnicos que proporcione datos para declarar áreas o zonas del territorio Municipal como parques estatales, formaciones naturales de interés social, áreas estatales de protección hidrológica; parques ecológicos municipales, zonas de preservación ecológica, formaciones naturales de interés municipal o áreas municipales de protección hidrológica, para el cuidado y protección ambiental.

            Sin duda alguna es un gran paso, nunca es tarde para que se les prenda el foco a los señores diputados en el Congreso de Jalisco y presentar y hacer valer y aplicar acuerdos de este tipo, para que, cuando menos en el papel, haya más áreas municipales de protección y con ello contribuir al cuidado y protección del medio ambiente, porque, en los hechos, siempre ha imperado el descuido, el abuso y la depredación en bosques, áreas verdes y zonas arboladas.

            Quién o quiénes no recuerdan, hace cosa de cuatro décadas, las hermosas cortinas de árboles que verdeaban, embellecían y fortalecían el medio ambiente en los costados de la Vía Corta a Colima y en el ingreso sur de nuestra depredada Ciudad Guzmán. Quienes la hayan visto y si han notado el estado que guardan en la actualidad, comprobarán que se ha perdido una enorme cantidad de árboles, la mayoría por la mano del hombre, por quemas irresponsables de quienes “limpian” el camino y, en el caso concreto del ingreso sur de la ciudad, para dar paso al comercio, para que los negocios establecidos tengan sitios para estacionar vehículos o simple y sencillamente porque “estorbaban”.   
  
            Y muchos Gobiernos en el ahora Municipio de Zapotlán el Grande, han ido más allá. No solamente han favorecido la construcción de nuevos y grandes núcleos habitacionales en donde más de algún “empresario” no cumplió la ley y la reglamentación en cuanto a crear áreas verdes, y cuando se cumple los Ayuntamientos la han vendido como terrenos al ¿mejor? postor, mermando así las posibilidades de las personas a la recreación en un parque o área propia arbolada, o bien, existiendo las áreas de donación, éstas permanecen como potreros, sin pasto y muchos menos con árboles, cuando las condiciones del medio ambiente se han venido modificando al extremo, aquí y en todas partes del mundo.

            Afortunadamente hubo Gobiernos en Zapotlán que le apostaron al medio ambiente con la creación del Parque Ecológico Las Peñas y los terrenos que tienen como reserva ecológica, creo que éste es el nombre o la denominación que tienen las hectáreas de terrenos que son propiedad del Municipio y están aledañas al citado parque. Ojalá que se logre que se logre la declaratoria como formaciones naturales de interés estatal las áreas naturales protegidas de los Parques Ecológicos Las Peñas y Los Ocotillos, así como área estatal de protección hidrológica al arroyo de escurrimiento de aguas pluviales denominado Las Peñas, y con ello se canalicen recursos para fortalecerlas.

            Ojalá también que a los señores diputados, que tan buen salario ganan y gozan de prestaciones de monarcas, también se les ocurra algo para ir al rescate de ríos, lagunas y presas, puesto que las pocas corrientes de agua que hay son verdaderas cloacas, en donde impunemente las grandes industrias y empresas  vierten sus desechos contaminados matando todo vestigio de vida y fuentes de grandes problemas de salud para las personas que viven en sus inmediaciones o hacen uso del líquido que forman sus corrientes, porque, de hecho, nada, absolutamente nada se hace al respecto y el agua para el consumo humano es más escasa cada vez y la que hay en su mayoría no es apta para ello. Que así sea.
           
           
           



No hay comentarios.:

Publicar un comentario