lunes, 12 de febrero de 2018

La radiografía del docente



Mtro. Pablo Magaña Espinoza


Agradezco a los lectores la oportunidad que tienen para leer estos apartados que han sido un análisis de la práctica educativa en el contexto en que se desarrolla el docente, y en esta tercera parte, pudiéramos decir, “a la tercera va la vencida”; pero hablar de la Radiografía del docente, es una actividad interminable no sólo para analizar, si no para reflexionar y considerarlo como parte de la sociedad que en este mundo globalizado, no sólo la gasolina está a la alza, si no que las acciones de los profesionistas va a la alza aunque no sea en lo remunerativo, ¿pero cómo esta esto?




Debemos puntualizar que el docente no solo piensa en ese “hacer” en el grupo, en alcanzar el aprendizaje esperado, en la planeación, en la diversidad de sus alumnos,… debe pensar además en los procesos de evaluación, en esas 100 o 120 preguntas que debe contestar en la última etapa de evaluación y para aquellos que no han sido evaluados, se acercan a conocer e iniciar a ocuparse en conocer los procedimientos y las formas en que se han visto cada etapa, esas experiencias que han tenido y puedan servir de apoyo.
Un apartado importante que la evaluación brindará al docente, y al sistema educativo, son los resultados; estos que encaminaran a trabajar y fortalecer la practica educativa a través de Formación Continua, y este es otro aspectos a revisar en esa Radiografía del Docente.

Si visualizamos a través del tiempo, nos encontramos que no hace mucho tiempo, el docente se formaba con cursos y talleres, porque el Programa de “Carrera Magisterial” lo exigía y con ello, alcanzaba puntos para lograr tener una promoción económica y que se media a través de letras, esto daba como proceso obligatorio a todos los docentes para participar en las jornadas de capacitación, pero, ¿Qué impacto tenían? ¿Ayudaba a mejorar su práctica educativa?

El recoger en estos días algunas impresiones en el caminar del proceso de formación, el Mtro. Hernán, mencionaba encontrarse satisfecho por haber sido alumno de los cursos del CAM, donde su participación en el curso de Danza Folklórica le había dado la oportunidad de contar con material para preparar diversos festivales de su escuela y poner en práctica lo aprendido; la Mtra. Laura, como directora, recuerda y establece en su proceso de practica de evaluación, que el iniciar su aprendizaje en el uso y manejo de la computadora en el CAM, le ha brindado al momento la oportunidad de involucrarse en las exigencias que el sistema les solicita a diario y que sus actividades las enfrenta con seguridad al haber contado con esta capacitación en esta institución.

Podemos enumerar diversos casos sobre procesos de formación y el impacto que han tenido en su práctica docente, a quienes han asistido a cursos y talleres solo por “puntitis” o para lograr la “constancia”, se lo dejamos a su conciencia y ética profesional.

Ahora revisemos la actualidad, la Ley General de Servicio Profesional Docente, establece en el Art. 4, I. Actualización: “…adquisición continua de conocimientos y capacidades relacionados con el servicio público educativo y la práctica pedagógica;”, esto conlleva que este rubro estará presente en la mejora continua y que los resultados de la evaluación brindará diversos caminos de actualización a través de Formación Continua; la fracción V, de la misma Ley, establece como “Capacitación: Al conjunto de acciones encaminadas a lograr aptitudes, conocimientos, capacidades o habilidades complementarias para el desempeño del Servicio;”, el Art. 12, fracción VII, presenta que una de las funciones del Servicio Profesional Docente, es “Garantizar la formación, capacitación y actualización continua del Personal del Servicio Profesional Docente a través de políticas, programas y acciones específicas”, ¿Que nos indica?  En todo momento el docente tiene de cerca y como parte de las herramientas que debe echar mano, a manera de oportunidad, que se le brinde la capacitación y actualización que necesita para mejorar su práctica educativa.

Esperemos los resultados, ellos brindarán acciones de Formación y se generar los espacios que el docente necesita y requiere para seguir mejorando su hacer como docente en beneficio de los alumnos.

De igual manera, aparte de lo anterior, es necesario mencionar que se cuenta con el SATE (Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela en la Educación Básica), que desde hace ya más de 2 años, está presente en las zonas escolares, donde cabe mencionar e informar a los lectores, que las reuniones de los Consejos Técnicos en la Escuela, realizadas los últimos viernes de cada mes y que se suspenden labores, el docente, tiene que llevar un procedimiento para ampliar la visión de todo lo que sucede en torno a su centro educativo y con ello, revisar su práctica educativa y sus necesidades como docente, determinando que en ese espacio se tejen los momentos de apoyar a los alumnos con esa diversidad de aprendizaje que se tiene y que va desde brindar mejores atenciones, hasta establecer la mejor estrategia en el salón de clases y con ello, alcanzar la mejora continua.

Así que el SATE, hace posible que se programe y se cubran las diferentes necesidades que se convierten en prioridades institucionales, de ahí, serán prioridades de zona escolar y con ello avanzar en cubrir los diferentes baches a los que se enfrentan los docentes en la presencia de alumnos que día con día, son parte de una sociedad cambiante.

Hay mucho que hacer, acciones que implementar, búsqueda de estrategias idóneas, momentos que disfrutar y compartir, ¿pero y los Padres de Familia? ¿Qué rol deben de jugar?
Esto será parte de otro momento de contacto con ustedes lectores… gracias por su tiempo.


*Director del Centro de Actualización del Magisterio de Cd. Guzmán.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario