jueves, 8 de febrero de 2018

Dañan obras en inauguración



Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán


De una manera muy equivocada se ha utilizado, por parte de algunas personas y de la Autoridad Municipal de Zapotlán el Grande, el término empoderamiento de las cosas por los ciudadanos. El Gobierno local, utilizando recursos públicos, ha realizado obras que tienden a mejorar el aspecto del lugar público más importante de Ciudad Guzmán, su jardín principal, pero a su vez ha favorecido su deterioro al utilizarlas con fines comerciales y hasta de propaganda política.



            Y este “empoderamiento” se desbordó el día en que se pusieron a funcionar las obras de mejoras en Plaza Las Fuentes, comprendiendo los recursos destinados para que las aguas volvieran a fluir hacia el cielo, la inauguración del tótem o letras con el nombre de Zapotlán el Grande y con la obra en bronce del escultor Javier Silva, denominada el Sonajero. Todas estas fueron violentadas y hasta afectadas por el “empoderamiento” que algunos ciudadanos y sus pequeños hijos hicieron de éstas.

            Esta situación fue mal vista por muchos ciudadanos, ampliamente criticada en redes sociales, lo que debiera llamar la atención de la autoridad municipal, puesto que la forma como se interpreta su deseo de empoderamiento ocasiona desorden, daño a las cosas, exhibe a la gente que utiliza las aguas da las fuentes para convertirlas en baños públicos, y ahora que las letras y hasta El Sonajero sean pisoteadas, que se les encaramen los niños y hasta los adultos para tomarse fotos, con el riesgo de caerse y causarse algún daño físico.

            Sé que es muy difícil darle gusto a la gente, quedar bien con todos, pero considero que un buen Gobierno no debe de inducir al relajo, al desorden y más afectando bienes que son de todos, públicos, y que unos cuantos abusen de ese empoderamiento y conviertan las áreas verdes del jardín en potreros, sitios para dormir, secando el pasto y dañando los árboles y plantas de ornato que se colocaron, todo cuesta dinero, sembrarlos, mantenerlos y recuperarlos de las afectaciones que sufren.

            Ya se ha cuestionado que tanto Plaza Las Fuentes como otras áreas del jardín principal sirvan de asiento para la instalación de la pista de patinaje y con ello una serie de puestos que ponen a la venta casi de todo, mal diseñados, exagerados en su número y, sobre todo, que favorece que grandes y pequeñas unidades sean subidas a la plaza, so protesto de bajar o subir implementos que se utilizan para la instalación de todo lo que se le encarama al jardín, quitando espacio para el goce y descaso de las demás personas y, sobre todo, con un costo que no sale del bolsillo de quien promueve eso que llama “empoderamiento”.      



No hay comentarios.:

Publicar un comentario