jueves, 2 de septiembre de 2021

Arranca el curso escolar


 

J. Jesús Juárez Martín

 

 

Entre apoyos, dudas, comentarios la decisión fue tomada por las Autoridades Federales y Estatales, tal vez, sea la forma mejor de concientizar la gravedad del Covid19, porque los alumnos en especial los menores son excelentes y convencidos mensajeros. Aseguro que muchos involucrados durmieron intranquilos por diversos sentimientos encontrados, temores de contagio, alegría porque es evidente que las clases presenciales, es la forma clásica y mejor de instruir y educar, y como la generalidad tenemos la experiencia, no nos es indiferente, además nuestras familias tienen estudiantes, en alguna escuela.



Los preparativos, auguran seguridad, al desinfectar escuelas, salones, servicios diferentes, baños, patios, al recibir o adquirir las familias los materiales escolares, uniformes que los diferencian y personalizan; por la noche de hoy lunes 30 de agosto del año 2021, observaré las imágenes de la televisión, escucharé opiniones de los que experimentan esta realidad laudable para nuestra sociedad en general, que sin duda son de encuentro optimista para la realización más importantes en la vida, aprender a convivir con los semejantes, y a la vez extraños, sociabilizarse con las relaciones adecuadas de respeto, aprecio y lealtad, entender el significado de aprender para hacer, compartir, superarse, convivir, relacionarse y lograr los objetivos educativos, personales, familiares y sociales...


Muchos reencuentros esperados y posibles, muchos otros, no posibles por ausencias de educandos, por pérdida, por cambios de domicilio, por completar la educación en el centro escolar, porque los humanos son mortales y el Covid, no sólo nos confinó, también hubo lamentables decesos de personas apreciadas y conocidas...





Volverán los murmullos, las voces, los gritos de alegría y dolor en las aulas de las escuelas, los patios de recreo volverán a ocuparse, los campos deportivos, serán lugares de encuentros y desencuentros y hasta el verde y recién podado pasto, volverá a ser alfombra deportiva, las aulas recobrarán.


El bullicio, la vida infantil, juvenil y de experiencias, volverán a ser un haz de conductas y comportamientos.


La inquietud de los reinicios anuales escolares por parte de los Mentores, Directivos y demás Personal, volverá a ponerlos en acción por sus servicios, imagino los infantes escolares que por vez primera son llevados al Jardín de Niños, al centro educativo de los que cambiaron de domicilio o de centro escolar, todo en el complejo y funcional encuentro educativo que tanto de él se espera, sólo con disposición , trabajo, entendimiento y colaboración se alcanzarán los objetivos de la familia, de los educandos y de los Centros Educativos.  


Los docentes ya separados del servicio educativo, al encuentro de alumnos uniformados, añoran  sus acciones magisteriales y hasta en sus tesoros inconscientes o conscientes, le repasan una vez más la película de su vida profesional, que con la adolescencia se decidió, se configuró con los estudios de Normal, y se realizó por muchas generaciones de alumnos que pasaban por su aula y enseñanzas, una película inolvidable que se repasa en los diferentes  momentos: nostalgia, alegría, testimonios personales alegría pasajera, gozo en los reencuentros, todos  de la vida laboral de realidades, logros y de objetivos no vividos...  en el alejamiento de la enseñanza, en la nostalgia de los recuerdos, en los reencuentros con aquellos inquietos ex alumnos que de prisa van por la calle y saludan con una sonora expresión de ¡Profe...! o bien ¡Maestra!   Una sonrisa parece intercambiarse, tal vez un ademán de saludo, pero siempre la sonrisa llena de recuerdos, bordada de arrugas, un caminar lento por esos caminos que el Señor nos permite transitar y seguir disfrutando, mientras la vida personal, la convivencia se disfruta en lo que parece rutina... pero es existir, es vida en esencia...  ¡Fructuoso Año Escolar!

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario