lunes, 19 de octubre de 2020

El portazo a Calderón: ¿a quién beneficia?

 



 

Pedro Vargas Avalos

 

 

El miércoles 14 de este mes de octubre,  en sesión acalorada y muy expectante, el  Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE o TEPJF) negó en apretada  votación de 4 a 3, de los siete magistrados que integran dicho Tribunal, el registro de la organización denominada  “Libertad y Responsabilidad Democrática Asociación Civil”, mejor conocida como México Libre, la cual es dirigida por el matrimonio Calderón-Zavala, es decir, el expresidente Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa y su cónyuge, la ex primera dama, Margarita Ester Zavala Gómez del Campo. Aunque se habla de negación al registro de ese organismo como partido político, en realidad lo que sucedió fue la ratificación que el TRIFE dio a la resolución del Instituto Nacional Electoral (INE), el cual en septiembre había resuelto no reconocer como instituto político a la susodicha asociación de México Libre.

 


Previamente a la sesión, se discutió por los magistrados del TRIFE, si su par Reyes Rodríguez Mondragón, debía abstenerse de participar en este caso, pues fue muy señalado por sus relaciones y cercanía con el matrimonio Calderón-Zavala, cuya fuerza que abanderan ha sido bautizada como “felimargarismo”. El sentido común así lo indicaba y la ley lo previene, pues dicho magistrado fue cercano colaborador del matrimonio aludido cuando la pareja ocupó Los Pinos. Sus concolegas, en un acto de solidaridad votaron que, si podía participar y este señor, sin escrúpulo alguno pues él por su propia iniciativa debió haberse excusado, se reincorporó a la sesión. Y vaya que se debatió como formidable defensor de la idea de que se diera el registro a México Libre, minimizando las violaciones que había cometido durante el procedimiento para lograr tal objetivo, y que habían sido las bases del porqué el INE no había aceptado que fuese partido político.

 

Los magistrados que se sumaron al señor Reyes Rodríguez Mondragón, fueron la abogada Janine Madeleine Otálora Malassis y su compañero Indalfer Infante Gonzáles (sic). Esta tríada propiamente fue la que apoyó a la abogada Otálora durante el tiempo que ejerció como presidenta del multicitado tribunal electoral. Pero un movimiento de los demás magistrados, en la práctica provocó la dimisión de la señora presidenta, quien había sido muy criticada por varias decisiones que había tomado en asuntos espinosos, como el caso Puebla, donde su voto decidió no anular los comicios para gobernador. Ahora quien preside el TRIFE desde enero del año pasado, es el magistrado Felipe Alfredo Fuentes Barrera, quien había votado a favor de la anulación de aquellas elecciones poblanas.  El postulante del asunto de México Libre, fue el jurista José Luis Vargas Valdez, quien propuso que se ratificara la resolución del INE que negó su registro a México Libre.

 

Paradójicamente, los dirigentes de México Libre expresaron públicamente que el proyecto del magistrado Vargas Valdez, les era favorable, pues señalaba los criterios inconstitucionales del INE, pero que "El propio magistrado ponente hace uso de una nueva apreciación basada en premisas erróneas y falsas” para ignorar sus agravios y negarles el registro, ratificando la resolución del INE.






Así las cosas, sobrevino la votación y el resultado como ya lo dijimos, fue de 4 votos a favor de lo resuelto por el INE y 3 en contra. El portazo a Felipe Calderón y cónyuge estaba consumado: no tendrían partido político para continuar en su tarea obcecada: impugnar a la Cuatro T y especialmente objetar al primer mandatario de la nación. En consecuencia, Margarita Zavala y Felipe Calderón Hinojosa, los líderes de la asociación, no la podrán utilizar para participar políticamente en los comicios de junio del año venidero, en los cuales se renovará toda la Cámara de Diputados Federal, muchas legislaturas estatales, cientos de ayuntamientos y se disputarán 15 gubernaturas: toda una macro elección.

 

La señora Zavala, frustrada aspirante independiente para ser candidato presidencial en 2018, declaró que el fallo del TRIFE es injusto, inconstitucional e incongruente. Insistió que proseguirá en la tarea de construir un partido político y que representaba la única verdadera oposición al actual gobierno federal. (Milenio, 15-0ct-2020).

 

En cuanto a la reacción del expresidente del país, (quien ejerció el mando durante el aciago sexenio 2006-2012, y era la figura protagónica de México Libre) fue de exaltación, afirmando que se había consumado una arbitrariedad y que avanzaba el autoritarismo (El Universal, 15-10-2020).






Creemos que lo que se impuso fue el estado de derecho, no el absurdo o el atropello. Las reglas para forjar un partido político son muy claras y el haber violentado el modo de recaudar recursos, se evidenció y, sin ir más lejos, únicamente se aplicó la ley. Los perdidosos, más que Calderón y Zavala, fueron los ciudadanos que con sinceridad los apoyaron, pues se vieron frustrados en su objetivo, todo por el mal manejo de la organización.

 

Con el portazo a Calderón, no es MORENA ni el gobierno quien gana, mucho menos el alicaído priísmo o el fantasmagórico PRD, sino el partido Acción Nacional, del cual se había desgajado la casi totalidad de seguidores del “felimargarismo” y ahora será la institución blanquiazul la que, gustosa, podrá recibir a los que se aventuraron con México Libre, con lo cual se fortalecerá  y llegará con más opciones a los comicios de 2021, lo cual quiérase que no,  será benéfico para la democracia mexicana.

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario