jueves, 29 de octubre de 2020

Evitar la resistencia por aprender matemáticas


 

Alejandro Cisneros Aguilar

 

El aprendizaje de las matemáticas es una de las habilidades que más se favorecerá en prácticamente toda la vida estudiantil, desde prescolar hasta bachillerato e incluso en licenciaturas que “no tengan que ver con matemáticas” y posgrados, por esto debería ser una asignatura en la que se tenga un buen dominio de ella y por su puesto una buena actitud tanto de los alumnos por aprenderlas como de los docentes por enseñarlas.



Desafortunadamente para muchos alumnos no son de su agrado e incluso un buen porcentaje de estudiantes que están tratando de decidir qué carrera estudiar, utilizan como un factor decisivo escoger una que no tenga que ver con matemáticas.


Este fenómeno se ha tratado de subsanar desde hace ya bastante tiempo, con el propósito no sólo de mejorar en evaluaciones como PLANEA, sino de que los estudiantes conciban como útiles e interesantes las matemáticas, tanto en la escuela como en su vida diaria, que desarrollen la habilidad y gusto por aprenderlas.





Una metodología que se utiliza para romper esta barrera de aprendizaje de las matemáticas es con el método Concreto – Pictórico – Abstracto.


Básicamente se trata de utilizar en la primera fase de aprendizaje (prácticamente en educación básica), materiales concretos, cuando se vaya a introducir un nuevo aprendizaje matemático, siempre se inicia con el uso de materiales concretos, estos materiales pueden ser corcholatas, frijoles, frutas, cualquier cosa que se pueda manipular y que sirva para ilustrar con ejemplos el proceso que se quiera aprender, por ejemplo agrupar de 3 en 3, para después sumar la cantidad de objetos y poder inferir que una serie de sumas son una multiplicación.


Después de haber visto varios ejemplos modelando el conocimiento matemático que se quiere aprender se pasa a lo Pictórico, es decir, a dibujos, pueden ser dibujos de lo que se quiere representar y después dibujar sólo palitos o puntos para segur el proceso, este paso, dejar lo concreto para pasar a lo pictórico, debe ser del mismo contenido, así el alumno mueve sus estructuras mentales para dejar de utilizar materiales concretos y sobre el mismo contenido ahora utilizar dibujos.





El último paso es utilizar lo abstracto, es decir, símbolos que representan cantidades, o sea números, en grados superiores se utilizan variables (letras, x, y, z), ahora el alumno que ya había estado practicando el contenido matemático nuevo con dibujos, relaciona que los números o variables representan lo mismo que los dibujos, encuentra utilidad en abstraer con ellos lo mismo que con los dibujos, entiende qué significan y que haciéndolo así ahorra tiempo, pero sobre todo comprende que es lo mismo dibujar tres manzanas en un grupo y después otra a representar 3 + 1 = ¿? 


Este método es utilizado por otros en los que se agregan más pasos y una gran cantidad de materiales, como en el método Singapur o en el método ABN (Aprendizaje Basado en Números).


En conclusión, la resistencia a aprender matemáticas se puede evitar o superar con el método de aprendizaje correcto, con la disposición tanto de los Maestros como de los Padres de Familia para contar con materiales diversos para manipular y trabajar/jugar con las matemáticas en las escuelas y en casa.  

 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario