lunes, 26 de octubre de 2020

Multiplicar la producción de trucha, reto pendiente



 

El Volcán/Sader

 

 

El mercado regional presenta actualmente una gran demanda para la trucha arcoíris por sus características de producto gourmet que le brindan un atractivo precio al productor, por lo que se tiene la tarea pendiente de multiplicar su producción y darle valor agregado, para que puedan venderse al alto vacío.



Así lo plantea el extensionista de este pescado de agua templada, de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER-Jalisco), Andrés Alejandro Rodríguez del Río, quien refirió que este pez revela una producción estable en el ámbito estatal que fácilmente podría quintuplicarse con las inversiones y labores pertinentes de capacitación.


“En Jalisco estamos produciendo de 12 a 14 toneladas, dependiendo ahora sí de que el año no sea muy caluroso”, porque las altas temperaturas son un factor adverso para el crecimiento de la trucha, detalló Rodríguez del Río.





Como muestra de la gran demanda de la trucha en el medio gastronómico, citó que la granja comercial de mayor tamaño que se tiene en la entidad se ubica en el municipio de Atoyac, y hay ocasiones en que este negocio no puede cubrir la demanda de sus clientes restauranteros de la zona conurbada tapatía o del corredor turístico de las sierras de Tapalpa y del Tigre, en tiempos normales.


Indicó que las inversiones deben darse ya sea en nuevas granjas o bien en la ampliación y mejoramiento de las instalaciones ya existentes, lo que supone espacios con excavaciones tipo bordos o estanques de fibra de vidrio o con ferromateriales, y el establecimiento de geomembranas, lo que trae consigo diferentes esquemas de producción que traen rendimientos variados.


El extensionista resaltó que la trucha como especie es un ser vivo muy exigente, dado que requiere de ecosistemas con una temperatura ambiente en la que el agua no rebase los 20 grados centígrados, y que además el vital líquido no tenga factores contaminantes de cualquier tipo, desde aguas residuales de residuales, ni que contengan residuos de alta concentración de los desechos químicos que dejan los fertilizantes agrícolas y que pueden impactar la calidad del agua de los manantiales o de las escorrentías que surten a las granjas.      


Agregó que también se tienen situaciones críticas para las granjas de truchas cuando hay periodos largos de calor que modifican la temperatura de sus ecosistemas.  


Andrés Alejandro Rodríguez del Río advirtió que los municipios líderes en la producción de este pez son Atoyac y Tapalpa, donde está la granja más modernizada de trucha en territorio estatal, en la localidad de Ojo de Agua, cuya producción está integrada a un restaurante. La mayoría de las granjas trutícolas de Jalisco producen menos de 500 kilogramos al año. 





 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario