jueves, 29 de octubre de 2020

Los refugiados climáticos y los nómadas digitales

 



 

Sandra Gómez

 

 Estimado lector, hay situaciones en la vida de una persona que le impulsa y obliga a moverse de un lugar. Así que al escribir de emigración sin contexto no es válido como una opinión critica. Esta es una situación a nivel Global, y en momentos de crisis se requieren cambios, particularmente en la forma de verlos a quienes deciden emigrar.



Hablemos de quienes son impulsados y deciden emigrar. El Ser Humano, es soñador y de ahí nace su inquietud de buscar nuevos destinos, hoy muchos jóvenes se llaman a sí mismos como “nómadas digitales”; viven con su mochila, su móvil y computadora portátil, se dedican a trabajar dentro de la WEB y viajan por el mundo, trabajando en empleos semi-temporales, principalmente en RED pero no únicamente de estos. No cuentan con un domicilio fijo, se mudan constantemente (3-6 meses) y han aprendido a vivir con un mínimo de posesiones. En este grupo de diversas nacionalidades se encuentran quienes ofrecen “asesoría/coaching” para los nuevos nativos digitales; generalmente viven solos y tienen menos de 35 años de edad; algunos de ellos han renunciado a empleos bien remunerados como empresarios de alto nivel, cuentan con saberes de mercadeo y manejan las nuevas tecnologías de la información.


Ahora hablemos de quienes son obligados a cambiar su lugar de residencia. Muchas son las situaciones por las que algunos llegan a pedir “asilo” a otros países, o simplemente se asientan en otras comunidades cercanas a su antiguo domicilio; dentro de estas necesidades se encuentra la de haber sido expulsados por una drástica situación cuyo origen fue el clima, esto incluye, inundaciones por crecidas de ríos, subida del nivel del mar, deslizamiento de tierra por movimientos volcánicos, contaminación de recursos vitales como el agua, por los incendios forestales, entre otros. Algunos con origen directamente con el mal manejo de los recursos, otros muchos eventos fuera de nuestro control y pertenecientes a los reacomodos de la Madre Naturaleza. No se puede vivir en terrenos con muy poca agua, ni en terrenos saturados de ella.





Lo único cierto es que existen millones de personas quienes se mueven a diario y la historia se repite, solo hay que revisar las evidencias arqueológicas y sabrás de lo que hablo. El crecimiento de la humanidad es alarmante, pero lo que más me impacta como investigador es que no hay una relación directa entre el número de personas que nacen con el número de personas mejor educadas que existen. En otras palabras, cada día existen en proporción menos personas educadas con posgrados en el mundo, en proporción con el número de habitantes de las ciudades en donde estos generalmente residen.


Si reviso mi propia historia familiar, encuentro que hubo migración, tanto mi padre como mi madre no nacieron en donde yo nací, y mis abuelos igual, en otras palabras ¡no la libro!; en sus casos por oportunidades trabajo, por invitación, por necesidad. Considero que esta historia es la de muchos migrantes; personas quienes con o sin preparación se mueven de su casa y construyen una familia y se mudan, en algunas ocasiones volviendo ocasionalmente a visitar sus orígenes, en otras radicalmente se alejan de aquella comunidad que los vio nacer.


¿Quién es un nómada?, ¿Quién es un refugiado?, ¿Quiénes son los migrantes?, ¿Cómo puedo ayudarles?, ¿Son personas malas, que huyen?...





Se les llama nómadas a quienes no se establecen en un lugar permanente.  Mientras los refugiados son las personas que se encuentran fuera de su país de origen por temor a la persecución, al conflicto, la violencia generalizada u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público y, en consecuencia, requieren protección internacional. Mientras que migrante se le llama a quien por más de un año radican en algún otro país independientemente si ha sido de manera voluntaria o involuntaria.


A priori no se puede determinar si la persona quien se mueve de un lugar a otro es un “delincuente”, por lo que en principio todos deberíamos tratarles como nos gustaría ser tratados en caso de alguna necesidad personal o de alguno de nuestros familiares. Sin embargo, debo reconocer que en algunas de las ONG en donde he colaborado he entrevistado a personas quienes huyeron de la violencia porque ellos mismos tuvieron que ser violentos en ese contexto (circunstancia).


Hay lugares en los que es imposible vivir con sanidad y otros en los que es imposible vivir con dignidad. Si el agua cubre tu salón de clase y vivienda y esa situación no va a cambiar en semanas es mejor moverse, por sanidad. Si en tu comunidad hay violencia, y tú mismo eres vulnerable y has sido humillado, por dignidad deberás cambiarte de residencia.


La forma de ayudar es practicando la tolerancia, respeto, compartiendo lo que se tiene, educando para vivir en sociedad con equidad, colaborando para tener una sociedad incluyente. Algunos de los migrantes tienen una actitud positiva de cambio, y si se les da la oportunidad todos podemos salir ganando, es decir aprender de ellos.


Quienes se mueven de lugar, y tienen una buena actitud es decir son trabajadores y están dispuestos a aprender y esforzarse día a día salen adelante. Pero quienes además de la actitud y entusiasmo ya están preparados y se siguen preparando académicamente tienen mayores oportunidades de alcanzar el éxito en donde quiera que lleguen.


En ciencias decimos que ¡no existe la suerte!, sino la preparación y una actitud de hacer, equivocarte, aprender de tu error, prepararte de nuevo, volver a intentar, hasta alcanzar el resultado deseado; y después de ese “éxito” tener una nueva meta y seguir creciendo. Hay que sembrar conocimientos, fertilizar con actitudes positivas y cuidar los conocimientos transformándoles en habilidades para poder cosechar éxitos.


A donde quiera que llegues eres primero persona, ¿Qué tipo de persona quieres ser?, es una pregunta individual, ¿Cómo quieres ser recordado?, ¿Qué estás haciendo hoy para que se te recuerde de esa forma?, trabaja en tus saberes, cultiva tus amistades, sé incluyente, haz del respeto un verbo de acción, Cuida el medio ambiente. Comenta, comparte y aporta a la sociedad.


Hasta la siguiente historia de vida. Dra. Sandra Gómez Patiño.

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario