lunes, 26 de octubre de 2020

Avanza el uso del control biológico en huertas de limón persa

 



 

El Volcán/Sader

 

 

En el campo limonero jalisciense hay avances importantes en el empleo de insectos y microorganismos benéficos para con ello desalentar el excesivo empleo de los productos químicos sintéticos que dañan los suelos y que originan problemas de salud pública.




Así lo expresó el dirigente del Consejo Estatal de Productores de Limón, Ildefonso Zepeda Virgen, quien refirió que el uso de insumos sustentables va en crecimiento, a pesar de las resistencias por su desconocimiento y de los intereses comerciales que hay en su contra.

Este directivo resaltó que estos avances en recurrir al control biológico de plagas agrícolas habrán de reforzarse con las políticas públicas anunciadas por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), en el sentido de poner en marcha el laboratorio de producción de insectos benéficos y de la biofábrica de insumos sustentables, ambos dentro del proyecto del Centro de Innovación Agroalimentaria de Ciudad Guzmán.


Por su parte, el presidente del Comité de Sanidad Vegetal de Jalisco (SESAVEJAL), David del Toro López, refirió que esta organización ha promovido la difusión de la avispa Tamarixia radiata, la que ha mostrado su eficacia para depredar a la palomilla Diaphorina, el vector del amarillamiento letal de los cítricos.





Precisó que la Tamarixia se ha traído de un laboratorio de Tamaulipas, por lo que es conveniente que se produzca en la entidad, ahora que se tendrá infraestructura en el proyecto de la SADER Jalisco en el municipio de Zapotlán El Grande.

Zepeda Virgen destacó que actualmente se tiene una interesante experiencia en una parcela limonera en Cocula, donde se aplicó un estimulante biológico que lleva en su contenido 400 cepas de microorganismos que además de darle una nutrición óptima a los limones, le dan un vigor especial para la resistencia a las plagas.  


El dirigente citricultor enfatizó que este insumo biológico es “un producto que viene cargado con 400 cepas de micro-organismos, un consorcio de bacterias y hongos, y toda la cosa. Y aparte han soltado ahí la Tamarixia radiata y se han estado controlando también con eso, pero hay gente que todavía no le entiende o no le sabe, se hace un control tipo de esos y luego le quieren soltar un químico muy fuerte. Le das al traste a lo que están haciendo. Es lo que les digo, hay que checar que estos (productos) son de seres vivos al final de cuentas, aunque no los vemos, tanto los micro-organismos, como los insectos”.      


Hizo notar que actualmente la plaga del insecto conocido como trips, es el enemigo a vencer por los citricultores por su efecto depredador que origina daños económicos muy severos, como en los casos de las huertas que llevan ya varios meses sin recolectar limones.





Abundó que desafortunadamente comercializadores sin escrúpulos y técnicos sin sentido de la sustentabilidad hacen creer que ciertos insumos sintéticos aplicados en altas concentraciones serán la solución, cuando los resultados finales han sido adversos. 


Asimismo, aludió a que hay buenas expectativas para que la recién establecida Agencia de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria de Jalisco (ASICA) incida en el uso sustentable de los insumos en la citricultura, sobre en el tema del empleo de unos productos muy riesgosos, como el malatión. 


Por su parte, la extensionista de la SADER Jalisco, Mariaezel Romero Campa, expresó que el empleo de especies forrajeras y leguminosas en las huertas han mostrado ser una herramienta útil para combatir plagas y para también facilitar la permanencia de organismos benéficos.


Agregó que el empleo de la Crisopa ha mostrado ser una alternativa para depredar las plagas de los frutales, por lo que analizarse su empleo formal en el medio limonero.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario