lunes, 12 de octubre de 2020

Birria caliente y gorda, pásale acá esta la birria

 



 

René Chávez Deníz*

 

 

"Birria caliente y gorda!!! Pásale acá está la birria. ¡Ora Zenón échale al espinazito!". Así es como inicia la canción "El Tecalitleco" del Mariachi Vargas haciendo referencia a la elaboración de la birria en la población mencionando a don Zenon Pantoja un birriero muy representativo en el pueblo por los años 50's del siglo pasado.



En esa misma canción: "Alegre Tecalitlán con su plaza muy lucida. Con grito de los birrieros, pásenle acá esta la birria".


O también haciendo referencia al Chirracho, un famoso birriero que aun su familia continua con la venta de dicho producto: "ora chirracho échale machetazo al espinacito".


Y al final de la canción también hace mención a la familia Barajas: "ora pariente Barajas, échale buena, pura pierna, pura pierna".


La birria en el pueblo a través de la historia se convirtió en el platillo por excelencia de la gastronomía tecalitlense.





Uno de los productos que habría de adquirir gran fama, es sin duda la birria: en la década de los 50´s gozaría de gran popularidad como birriero el Sr. Zenón Pantoja, persona que dejo su negocio de carnicería, para comercializar la birria, entre 1952 y 1971.


A su vez el Sr. Zenón enseño al Sr. Salvador Vargas quien por muchos años se dedicó a vender este sabroso producto el cual lo han hecho las nuevas generaciones.


Este producto inicialmente era ofertado en el local que alguna vez –también por la década de los 50´s y hasta la de los 60´s fuera cantina de los señores Buenaventura (ventura) y el indio Macías.


Los puestos de birria de esa época estaban ubicados por la calle Juárez frente al portal Guerrero y justo al costado del jardín. A parte de los ya mencionados, vendían abarrotes don Rubén Ochoa.





Aguas frescas, doña María Rodríguez y su esposo Ramón Moreno. Casi en la esquina, frente a la tienda Nueva de Don José Rivera, Don Apolinar “Poli” Martínez vendía churros, los autobuses principalmente Sur de Jalisco y Occidente, se estacionaban a su paso por Tecalitlán, y en ese ínter los pasajeros se deleitaban con los productos que se ofrecían pregonando: ¡tacos de birria a peso, tacos de birria a peso…!


Los autobuses de la línea tres estrellas se estacionaban frente al restaurant del Sr. José Herrera, establecimiento que el por el año de 1956 estaba ubicado al otro lado de su domicilio en el portal Madero.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario