domingo, 31 de octubre de 2021

Eliminan el nombre de Alberto Esquer


 

Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán

 

 

Porque lo establece el Reglamento de Nomenclatura del Municipio de Zapotlán el Grande y por decisión del Ayuntamiento, eliminan el nombre de “Alberto Esquer” que fue impuesto a la Sala de Capacitación en la Presidencia Municipal de Ciudad Guzmán y se le cambia por el de Juan S. Vizcaíno, primero cronista de la ciudad y nombrado “Hijo adoptivo y predilecto” del municipio de este municipio en el año de 1999, y su busto se exhibe como un homenaje permanente en el patio de la Casa de la Cultura.



          

  Además, como lo expuso la Regidora Eva María de Jesús Barreto, autora de la iniciativa, “Por sentido común, resulta políticamente incorrecto rendir homenaje a un personaje activo en la vida política, e identificado con un partido político”, expuso en sesión ordinaria de ayuntamiento y se aprobó por mayoría calificada la iniciativa de acuerdo con carácter de dictamen que propuso.


            Expuso a los integrantes del cabildo los considerandos para el análisis de este cambio, en donde destacó que el espacio donde hoy se encuentra la Sala de Capacitación, nació lo que hoy en día se conoce como el “Archivo Municipal, y que el responsable de iniciar con esta labor fue Don Juan S. Vizcaíno quien, en sus 25 años como cronista de la ciudad, rehabilitó y organizó cada uno de esos antiguos documentos impregnados de la historia de Zapotlán el Grande.


            “Su nombre y su legado aún merecen un mayor reconocimiento, así como la difusión de su vida y obra. Es por eso, consideramos que, en honor a la justicia, el nombre de la Sala de Capacitación, ubicada en la planta alta, al oriente del palacio municipal, debería llevar el nombre de “Juan S. Vizcaíno”.


            Nombrado “Hijo adoptivo y predilecto” del municipio de Zapotlán el Grande, en el año de 1999, y su busto se exhibe como un homenaje permanente en el patio de la Casa de la Cultura.





            Eva María De Jesús Barreto, agregó que la sala de capacitación “Alberto Esquer”, lleva el nombre de un secretario del gobierno estatal, e independientemente de que este caso está previsto en el reglamento de nomenclatura, por sentido común, resulta políticamente incorrecto rendir homenaje a un personaje activo en la vida política, e identificado con un partido político. 


            Fundamentó que el Reglamento de Nomenclatura del municipio de Zapotlán el Grande en su artículo No.10 dice que, “Es competencia del Pleno del Ayuntamiento la determinación de la nomenclatura y denominación de los espacios abiertos públicos y vías públicas, siempre y cuando el nombre de las mismas corresponda a personajes, fechas o eventos históricos, pronombres personales o se refieran a una figura que haya destacado en la ciencia, arte, tecnología o deporte del municipio”.


            Asimismo, se estipula que no podrán imponerse en espacios públicos, los nombres de personas que desempeñen funciones municipales, estatales o federales, ni cónyuges o parientes hasta el cuarto grado durante el período de su gestión.


            Como testigo presencial del hecho, cuando la maestra María Elena Larios, en su calidad de alcaldesa y primera mujer con dicho cargo en el entonces Municipio de Ciudad Guzmán, en la fecha que se le otorgó la responsabilidad al señor Juan S. Vizcaíno, y en el sitio donde se guardaban los archivos, éstos estaban amontonados, afectados por la humedad y por el abandono total, lo que no amilanó al primer cronista y periodista, poniendo manos a la obra y en la medida de sus capacidades y apoyos recibidos, fue dando forma a lo que hoy es ya todo un archivo histórico, ordenado y en sitio especial para ser conocido y difundido al conocimiento de toda persona que se interese por la historia del pasado y donde también se documenta lo actual por su nuevo titular, arquitecto Fernando González Castolo, digno sucesor de Don Juan S. Vizcaíno.

           

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario