miércoles, 7 de septiembre de 2022

Estados y municipios en deuda


 

Juan José Ríos Ríos

 

 

En razón de lo dicho por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el cierre de su mensaje con motivo del Cuarto Informe de su gobierno, mismos que suman veinte puntos o temas, analizando lo que se vive en todos los estados y los municipios que los conforman, la casi totalidad están en deuda con estos compromisos en perjuicio de los ciudadanos.



            López Obrador dijo que en México ya no domina la oligarquía, sino que existe un gobierno democrático cuya prioridad son los pobres. Lamentablemente cada estado del país tiene sus propias oligarquías, cuando los que ostentan el poder económico y político aplican sus propios sistemas para mantener las cosas sin cambios, son casi los mismos políticos los que ocupan los cargos, incluso cambiando de partidos y sirviendo a quienes los promueven o apoyan, no a los ciudadanos.


            El Presidente indicó también que la corrupción no sé tolera ni hay impunidad para nadie; se acabaron los privilegios fiscales; no hay lujos en el gobierno, y los servidores públicos actúan con eficiencia, responsabilidad y honradez, viven en la justa medianía, cómo lo recomendaba el presidente Benito Juárez. En este aspecto, es muy loable lo que opina pero no es del todo una realidad en el resto del país, si bien se busca aplicar la justicia a quienes cometen actos de corrupción, el mismo sistema lo impide o limita con el apoyo del viciado Poder Judicial.





            En cuanto a que México está recuperando su prestigio en el mundo; y que el Estado dejó de ser el principal violador de los derechos humanos; mucho hay de ello pero todavía existen y están en funciones gobernadores y hasta funcionarios de menor grado, entre éstos algunos alcaldes, que emplean sus encargos para dar rienda suelta a sus resentimientos, a su cólera e intolerancia, castigando a empleados que disienten de su forma de actuar o gobernar, o bien mediante ofensas y medidas coercitivas por hacer valer lo que ellos piensan.


            En cuanto al nivel de su administración y con efectos para los trabajadores del país, sí es cierto el aumento al salario, el reparto de utilidades y los programas para el bienestar se han convertido en nuevos y eficaces medios para la redistribución más justa de la riqueza; el hecho de elevar a rango constitucional la pensión para adultos mayores, el apoyo universal a discapacitados y el otorgamiento de becas a estudiantes de familias pobres; es una realidad y tiene un gran impacto, de beneficio para todos sus destinatarios.


            Lo es también el hecho  de que está por convertirse en realidad el principio de que la educación y la salud no sean privilegios, sino derechos del pueblo; que se esté ganando la batalla contra el racismo, el clasismo y la discriminación; de que se ha reducido la incidencia delictiva; son pocas las manifestaciones de protesta, no proliferan las huelgas y ni existe ingobernabilidad, se está dando pese a todo lo que digan los opositores, aunque todavía los hay en abundancia y ocupando cargos en el Senado y en el Congreso Federal, que además de cínicos, son clasistas, racistas y con amplio espectro discriminatorio, baste oírlos hablar en las tribunas.





            En cuanto a que se garantiza como nunca la libertad de expresión y el derecho a disentir; por parte del Ejecutivo Federal se cumple, no así en casi todos los estados y sus municipios restantes, su gobierno no participa en fraudes electorales, lo que se espera también se cumpla en los estados y municipios, y si la Fiscalía General de la República y los poderes Legislativo y Judicial actúan con absoluta independencia; lo sea también en estados y municipios.


             En cuanto a que el peso no se ha devaluado; que aumentaron las reservas del banco de México en 14%;  que existe libertad religiosa y Estado laico; y que se está demostrando que la mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo; y, hora, más que nunca, está presente que México es de los países con mayor riqueza cultural en el mundo, sin duda que lo afirma con conocimiento de causa, esperando que la honestidad del pueblo, sea también el reflejo futuro de quienes lleguen a ocupar cargos públicos.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario