miércoles, 6 de octubre de 2021

Igualdad de Género


  

Víctor Hugo Prado

 

 

Recientemente la Universidad de Guadalajara decidió aprobar un programa de formación de docentes y autoridades universitaria sobre la perspectiva de género. La desigualdad de género, la discriminación y la violencia por motivos de género son una realidad que conlleva problemáticas muy presentes en nuestro país y en nuestro estado. La desigualdad, discriminación y violencia de género, dificultan a muchas mujeres y personas con identidades de género diversas, ejercer sus derechos, vivir en paz y desarrollar todo su potencial. La sociedad misma en su conjunto pierde oportunidades de crecimiento al inhibir el talento de niñas y jóvenes, al dificultar el acceso a puestos laborales y de poder a las mujeres, al discriminar y violentar a personas con identidades de género diversas y, en último término, al fallar en la básica función de proteger su vida. El género, a diferencia del sexo, es una construcción cultural y simbólica y, por lo tanto, nuestra interpretación del mismo, así como la manera como interactuamos entre personas de distinto género puede ser transformada para alcanzar un ambiente de igualdad, respeto y paz.




La perspectiva de género entonces, es una visión, un enfoque teórico y político que nos permite describir, comprender y analizar las relaciones entre mujeres y hombres. Como método de análisis nos permite identificar barreras y obstáculos hacia la mujer; para plantear mecanismos correctivos y acciones reivindicadoras. Es una herramienta para el cambio de las relaciones entre mujeres y hombres, tendiente a alcanzar el bienestar de las sociedades y la igualdad sustantiva.





Las situaciones problemáticas que busca resolver son, evidentemente las desigualdades sociales de las mujeres frente a los hombres en los distintos roles que desempeñan como en la política, en las profesiones, en el ámbito laboral, en la ciencia, e incluso en las actividades primordiales como las de limpieza del hogar o del cuidado de personas mayores, enfermas o con alguna discapacidad física. La violencia física, sexual, emocional y económica que se sigue ejerciendo contra las mujeres, y por supuesto, el fenómeno cultural del machismo basado tanto en el poder masculino patriarcal, como en la inferiorización y la discriminación de las mujeres producto los estereotipos que reducen o cosifican a la mujer.


Los principales desafíos para alcanzar la igualdad sustantiva y de facto entre mujeres y hombres, son los de romper barreras que enfatizan las diferencias entre mujeres y hombres impulsando políticas transversales con visión holística y sistémica. Formar a niños, jóvenes y adultos con perspectiva de género. Extender la capacitación, información y educación a todos los ámbitos profesionales, así como los propios funcionarios públicos encargados de velar por los derechos y desterrar las condiciones estructurales de desigualdad e inequidad, construidos socialmente a partir de la cultura que históricamente hemos heredado y, por desgracia, seguimos reproduciendo.

 

 

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario