martes, 13 de septiembre de 2022

Afectados por inundaciones



 Juan José Ríos Ríos

 


Ante las cada vez más frecuentes grandes tormentas que causan afectaciones a quienes habitan las partes bajas al poniente de Ciudad Guzmán, es ya urgente que las autoridades tomen cartas en el asunto para evitar, en lo posible, daños a los bienes muebles e inmuebles a quienes por culpa tienen solamente el hecho de vivir por allí, y que por lo que se está viendo el problema puede ser mayor en el futuro.



            Esto quedó demostrado una vez más y en el presente temporal, porque antaño también se vivían este tipo de problemas por esas zonas bajas, por la fuerte lluvia que cayó sobre la ciudad la tarde del lunes 12 de septiembre, cuyas grandes corrientes provocadas causaron diversos daños a los vecinos de las calles Prolongación de Medellín, lo que fue más notorio debido a los trabajos hechos por las cercanías para canalizar el agua de lluvia por esa ruta.


            Diario El Volcán estuvo presente en el lugar de los hechos lo que permitió captar las afectaciones y molestias causadas por las corrientes de agua a los vecinos. Uno de ellos dijo exigir al Presiente Municipal de Zapotlán el Grande que haga algo para resolver su problemática. “Que haga algo, nada más está pidiendo impuestos, también somos ciudadanos, exigimos que se nos haga una boca de tormenta”, comentó.





            Por su parte el señor Pedro Velasco, quien se ostentó como Presidente del Sector VII, indicó que por el rumbo están haciendo una obra que no han concluido, lo que provocó que se genere más corrientes fuerte de agua de lluvia por la calle Privada de Medellín y Carlos Villaseñor, hasta de la de Joaquín Aguirre. “Es una obra que se hace en Plan de San Luis y Plan de Guadalupe, les dieron más altura por lo que se requiere un colector pluvial, nosotros vivimos aquí desde 1983”, abundó.


            Otros vecinos que declararon al respecto señalaron afectaciones, daños y pérdidas por que las aguas no solamente inundaron sus hogares echando a perder muebles, también vehículos, artículos comestibles y de una pequeña tienda de abarrotes, lo que cada vez en más frecuente sobre todo cuando llueve como pasó la tarde del lunes doce del presente mes, por lo que demandaron una respuesta de las autoridades y mayor atención a sus problemas generados por cambios hechos en las partes más altas de donde viven.


            Sin lugar a dudas que llovió mucho en esta ocasión, y según los estudiosos de la materia cada temporal de lluvias las tormentas seguirán siendo cada vez más frecuentes y abundantes, lo que no será nada agradable para los habitantes de las partes bajas del poniente de la zona urbana de Ciudad Guzmán, agravado por el constante surgimiento de nuevos asentamientos humanos, incluso en zonas altas del lado oriente, modificando suelos y montañas y cuyas secuelas se manifiestan de manera progresiva y agresiva en el resto de la ciudad.





            A la par de obras de captación, canalización y desfogue de las corrientes de agua de lluvia, el gobierno local debe hacer valer el Reglamento de Construcción que se supone existe para regular el poblamiento de la zona considerada urbana, porque lejos de tomarse en consideración la problemática actual que hay por muchos puntos de la ciudad, se siguen dando nuevos permisos para construir nuevos núcleos habitacionales, incluso cada vez más cerca de las zonas de riesgo, lo que denota un descuido grave por quienes tienen le obligación y el derecho de prever afectaciones a futuro, precisamente derivado de la falta de respeto y de hacer cumplir la ley en la materia.


            ¿Se esperarán a que haya daños mayores y

manifestaciones para hacer algo al respecto?





No hay comentarios.:

Publicar un comentario