Ley Seca

Ley Seca

domingo, 5 de julio de 2020

Detrás de una Moneda






Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán



Recientemente, el Sistema DIF de Zapotlán dio a conocer la campaña “Conciencia por la Niñez, Detrás de una Moneda”, con la finalidad de crear conciencia en la población de no fomentar el trabajo infantil; informar a la población riesgos y consecuencias que enfrentan los niños y adolescentes que ejercen una actividad laboral no supervisada.



            Rogelio Guerrero Zúñiga, Director del sistema, destacó que todos los días niños y adolescentes dedican sus días a trabajar en actividades que los despojan de sus derechos; dañando su salud y dejando huellas imborrables en sus vidas.

            Por su parte, Ángeles Guzmán Jiménez, Presidenta de DIF, exhortó a la población a sumarse a la campaña. La recomendación es no dar más monedas a menores de edad, sino que, orientar, informar y acercar a estos al DIF Zapotlán para que reciban apoyo y atención integral, según sea su situación de vida.

            Se entiende por lo dicho de parte de ambos funcionarios, que esta campaña va enfocada a proteger a niños y jóvenes que son enviados u obligados a pedir limosna, a pedir el peso para el taco o para completar el costo de un medicamento para lo cual, incluso, exhiben una muy ajada receta “médica”. También se les ve en las calles y cruceros de éstas limpiando vidrios, haciendo malabares o causando lástima para lograr el objetivo de obtener el peso.




            Esta forma de explotación es muy común en ciudades como la nuestra, porque muy distinto es y fue en su tiempo, el hecho de que los mismos padres de familia obligaran a sus hijos a trabajar, a que se enseñaran en un oficio para que “aprendiéramos a trabajar” y saber valorar el dinero, práctica muy común en pasadas generaciones que lejos de afectar o de que los menores resultaran afectados en sus derechos, en el presente son gente de trabajo y de bien.

            Sin duda que los tiempos han cambiado, que cada día más se pone esmero y hasta se exagera, en el propósito de proteger los “derechos” de los niños y jóvenes, pues ahora, por ejemplo, en las escuelas ya el maestro no les puede llamar la atención cuando están creando desorden o desatendiéndose de sus tareas, so pena de ser señalados como abusadores de sus derechos ante la misma Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

            Los padres de este tipo de niños y jóvenes, también pueden correr esta suerte, ya no puede corregir, como antes, a sus hijos, están ya tan apapachados que las nuevas generaciones, en un alto porcentaje, son personas desobligadas, irresponsables y carne de uso por la delincuencia, donde hay dinero para satisfacer sus necesidades que no cumplen con un trabajo con menos riesgos.

            Es muy bueno que organismo como los sistemas DIF, en este caso de Zapotlán el Grande, se preocupen por los niños y jóvenes que dedican sus días a trabajar en actividades que los despojan de sus derechos, principalmente obligados por sus familiares o explotadores, además ofertar atención especializada a niños vulnerables, a través de un grupo interdisciplinario compuesto por psicólogos, abogados y trabajadores sociales, con el fin de mejorar su condición de vida y respetar sus derechos fundamentales.

            Esta forma de explotación, que lamentablemente aún existe, expone a los menores a dejar la escuela, convertirse en delincuentes, inmiscuirse en el mundo de las drogas, ser víctimas de explotación sexual, pandillerismo o tráfico de órganos, dijeron los funcionarios en la presentación del programa, que se realiza en coordinación con el Gobierno Municipal de Zapotlán, la Unidad Municipal de Seguridad Pública y empresas locales socialmente responsables como Mamá Coneja.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario