jueves, 11 de agosto de 2022

El Estado de Derecho


 

Víctor Hugo Prado

 

 

De acuerdo con el Sistema de Información Legislativa, “el Estado de Derecho se refiere al principio de gobernanza por el que todas las personas, instituciones y entidades públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a leyes que se promulgan públicamente y se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales…”.  En razón de ello, todas las instituciones políticas regidas por dicho principio –El Estado de Derecho-, o sea todas, garantizan en su ejercicio la primacía e igualdad ante la ley, así como la separación de poderes, la legalidad, no arbitrariedad y la transparencia procesal y legal.



            El Estado de Derecho está contemplado en la Constitución como ley máxima del país. Por tanto, señala Max Kaiser en una conocida red social que la Constitución es Norma Suprema de una República Democrática. Estableciendo tres aspectos básicos:  Primero: ¿quién puede hacer leyes, las aplica e interpreta? Segundo: ¿cómo se hacen, aplican e interpretan? Tercero: ¿Cuáles son los límites para hacer, aplicar e interpretar? Así, todas las autoridades están sometidas a estas estas tres funciones constitucionales, todas. El todo incluye al presidente por popular que sea.


            El Decreto –acuerdo dijo el presidente- con el que se pretende adscribir a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, anunciado ayer en la mañanera es abiertamente violatorio del artículo 21 constitucional, que ordena que la Guardia Nacional sea de “carácter civil”. Por tanto, el presidente no tiene facultades para dejar sin efecto el contenido de la Constitución a través de un decretazo.  Dos problemas graves, concurren en caso de que se publique el Decreto, el rompimiento del Estado de Derecho y la militarización del país. Ni uno ni otro son deseables porque con ello se abre la puerta a las tentaciones tiránicas. Al margen de señalar que la inseguridad sigue creciendo.





En México el Estado de derecho está contemplado en la Constitución donde se define que las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Para una modificación constitucional se requiere el voto de las dos terceras partes del Congreso de la Unión y que ésta sea aprobada por la mayoría de las legislaturas de los Estados y de la Ciudad de México.


Los ciudadanos y las instituciones democráticas tenemos la obligación de defender nuestro Estado de Derecho, y someterlos siempre a instancias facultadas para declararlos inconstitucionales e ilegales. Dejar hacer y dejar pasar el abuso y la violación de los principios legales que nos rigen es permitir el paso hacia la tiranía.     



       

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario