miércoles, 12 de enero de 2022

Qué nos depara Zapotlán en literatura en 2022

 



Los conjurados

 

Ricardo Sigala

 

 

Estamos iniciando el año y es el momento para detenernos a pensar en lo que nos depara este 2022 en materia de literatura en Ciudad Guzmán. Más allá de las actividades típicas que forman parte de la vida literaria como los concursos literarios y las actividades fijas, llámense el día de la poesía, el día del libro o las actividades relacionadas con el natalicio de Arreola y Guillermo Jiménez, existen en el panorama de nuestras letras una serie de circunstancias que lo tornan atractivo.



Comencemos con los aniversarios. Uno de los que más llama la atención es el de los Juegos Florales de Zapotlán el Grande que este año celebrará ochenta años de su creación. El concurso de poesía más antiguo de la región, que ha tenido entre sus ganadores no sólo a muchos de nuestros importantes autores como Juan José Arreola, Félix Torres Milanés y Roberto Espinoza Guzmán, sino que también ha premiado a escritores de reconocimiento internacional como Luis Armenta Malpica y Balam Rodrigo, y ha reconocido a varios de nuestras jóvenes promesas como Hiram Ruvalcaba y Alejandro von Düben, debe detenerse a hacer conciencia de su historia y trascendencia, seguro lo hará y tendremos una edición de los Juegos Florales digna de su ochenta aniversario.


En lo que se refiere a la publicación de algunos de los libros históricos de nuestra tradición literaria, este 2022 será testigo de varios aniversarios significativos. Comencemos con Juan José Arreola, cuyo Bestiario cumple su primer medio siglo, y Confabulario que celebrará setenta años de su primera edición. También siete décadas cumplirá el poemario El asalto de María Cristina Pérez Vizcaíno. Llama especialmente la atención el centenario de La ventana abierta, el libro de Guillermo Jiménez que fue editado en París por las Talleres gráficos de Manuel Casas, con prólogo de E. Gómez Carrillo y que se ha convertido en una pieza de dimensiones míticas, pues es un libro de tan difícil acceso que ni siquiera está incluido en las recopilaciones que se han hecho de la obra de obra del zapotlense; una muy relevante celebración sería que los lectores por fin pudiéramos tener en nuestras manos un ejemplar de La ventana de abierta de Guillermo Jiménez, ojalá alguno de los especialistas en el tema nos dé esa grata sorpresa.





2022 va a recordar en su primer aniversario luctuoso a tres de sus protagonistas literarios que murieron el año pasado. Se trata de Orso Arreola, en febrero; Víctor Manuel Pazarín, en abril y Vicente Preciado Zacarías en noviembre. Las formas de reconocer y de recordar a los personajes que han contribuido a darle forma a nuestra tradición literaria deben ir más allá de los actos cívicos representados por las ceremonias protocolarias o las clásicas ofrendas florales, los derroteros de los homenajes deberían estar guiados, primero por la publicación de sus obras, y segundo por el estudio de las mismas que lleven a una mejor comprensión de sus proyectos artísticos e intelectuales. Estoy seguro de que lograremos rescatar la memoria de nuestros autores.


            2022 se presenta como un año que promete en materia de publicaciones de libros de literatura. Son tres los libros de zapotlenses que serán editados en el programa de publicación de la Secretaría de Cultura de Jalisco “La maleta de Hemingway”, después de haber concursado en la convocatoria a nivel estatal: Alejandra Alonso publicará un libro de cuentos titulado Averiados, en tanto que Jesús Vargas Quezada propuso un volumen de ensayo bajo el título ¿Podemos comprender algo del amor?, finalmente Diego Armando Arellano Ortega, publicará el libro Del otro lado, una serie de cuentos inspirados por la literatura infantil.


En 2021 dos libros de cuento escritos por autores zapoletenses obtuvieron premios nacionales, mismos que serán publicados este año: uno es Prueba de resistencia de Bladimir Ramírez que ganó el XXXIX Premio nacional de literatura joven Salvador Gallardo Dávalos que organiza la Universidad Autónoma de Aguascalientes y el otro es De cerca nadie es normal de Hiram Ruvalcaba, que obtuvo el Concurso Nacional de Cuento Agustín Yáñez que organiza la Secretaría de Cultura de Jalisco. Otro libro que aparecerá este año es el titulado Indicios. Atisbos de literatura actual en sur de Jalisco, que hace una muestra de la literatura que se ha producido en el último cuarto de siglo en torno al Taller Literario de la Casa de la Cultura de Ciudad Guzmán, y en el cual se incluye un medio centenar de escritores.


Un proyecto que es importante destacar es el titulado "La magia de los cuentos" del grupo la Casita de miel a cargo de Francisco Hernández López que ha sido seleccionado por el Programa de Acciones Culturales Multilingües y Comunitarias (PACMyC). “La magia de los cuentos es una interesante propuesta de promoción de la cultura literaria en el público infantil.


Este 2022 tiene también expectativas en dos proyectos en particular. Uno, la cátedra Vicente Preciado Zacarías que ha anunciado el CUSur y que esperamos pronto se eche a andar y la Vocalía de Letras como parte del Consejo Municipal para Cultura y las Artes. Una pregunta que se ha convertido en inquietud, es el tema de la Casa Taller Juan José Arreola, que desde hace casi un año se ha mantenido acéfala. Resulta una anomalía no sólo administrativa, sino ontológica, que una ciudad que históricamente ha sido reconocida por su condición literaria, pueda darse el lujo de contar con una sede de tal envergadura sin una cabeza visible. Esperemos que este año la Casa Taller Literario Juan José Arreola vuelva a su dinámica y se reintegre a la naturaleza cultural y literaria a que nos tuvo acostumbrados en los últimos años.


            Como se ve, el año 2022 pinta muy prometedor para el ámbito literario, no como una suma de buenos deseos, sino como una suma de realidades que confirman el buen estado de las letras en nuestra región.

 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario