lunes, 31 de enero de 2022

Certera visión actual sobre la oposición



 

Pedro Vargas Avalos

 

 

La oposición política viene a ser el conjunto de personas y organismos, entre los que destacan los partidos políticos, así como las estructuras sociales y los individuos que la apoyen, total o parcialmente. En nuestra república es evidente que el partido en el poder (MORENA) y los institutos partidistas aliados (PT, PVEM, etc.,) así como en general los simpatizadores del lopezobradorismo, integran lo que se conoce como la Cuarta Transformación (Cuatro T). Todo ente opuesto a este movimiento, es identificado como la oposición.



El forcejeo entre gobierno y adversarios, o sea, la oposición, en cualquiera democracia está a flor de los labios un día sí y otro también. Sin embargo, los que critican al régimen, lo hacen extremosamente y de ordinario, solo buscando o inventando defectos del gobierno y sus funcionarios, sin realizar la llamada critica propositiva, que es necesaria y muy útil. Su obsesión parece un real delirio y eso la convierte en sistemática y ofuscada detractora.


Por su lado, los seguidores del abanderado de la Cuatro T (Andrés Manuel López Obrador) en su afán por defender a su líder, también son puntillosos censuradores de la oposición, pero aseguran, como decía el destacado escritor Antonio Gala: “Los buenos gobiernos se conocen cuando lo que hacen vale más que lo que sus opositores dicen.”


¿Como está realmente la oposición del lopezobradorismo? En la mañanera presidencial del 24 de enero, dijo el primer mandatario, que en México “todo…está cambiando y vamos avanzando”. Y como ejemplo se refirió a un punto de vista emitido el 19 de ese mes, por el afamado dizque “teacher”, Joaquín López Dóriga (JLD).





Ya sabemos que este personaje de origen ibérico, por muchos años conductor de noticieros en Televisa y cadenas de radio, ha sostenido constantes diferencias con el primer magistrado federal, sobre todo desde que este lo evidenció como usufructuario archimillonario del gobierno de Peña Nieto. Empero, manifestó AMLO la mañanera antedicha: “El otro día me gustó, ayer, antier, una editorial de Joaquín López-Dóriga. Fíjense los tiempos que estamos viviendo, no podemos quejarnos de que nos aburrimos, no; esto no se había visto nunca”.


Luego precisó el Presidente: “Es en el Twitter, en el Twitter, es una editorial en donde él habla de… dónde está la oposición… es interesante”. Enseguida advierte, que “No porque ahora esté haciendo este análisis significa que ya vamos nosotros a exaltarlo, pero sí reconocemos que hay un cambio y, repito, es de sabios cambiar de opinión”.  


En ese editorial tuitero, fechado el miércoles 19 de enero reciente, que JLD intituló “La oposición en Babia”, dice este célebre periodista sui géneris: “Y la oposición, la oposición en Babia o más allá de Babia…” Enseguida enumera sus razones por las que AMLO sigue fuerte: Hay dos factores, dos factores políticos que sostienen la fuerza del presidente López Obrador:


Uno propio, su arrastre, con la fidelidad de sus seguidores, respaldada por sus programas sociales. Y otro externo, que es la ausencia de una oposición real”.


Del primer factor, “el arrastre de López Obrador”, afirma que es simplemente el hecho contundente de que “ganó las elecciones de 2018 con el 53 por ciento de los votos, más de 30 millones de mexicanos”.





Y agrega JLD, que desde mandatario electo y luego como Presidente, AMLO “no hizo nada que no hubiera anunciado. Pero el que diga que se engañó es que se está engañando. Repito, no hizo nada que no hubiera anunciado: la cancelación del aeropuerto de Texcoco, sus obras emblemáticas, el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ y su proyecto político, revocación de mandato, ofensiva contra el INE, incremento y extensión de sus programas sociales, entre otras acciones hoy de gobierno”.


Dicho lo anterior, interroga López Dóriga: “Y pregunto: ¿y dónde está la oposición? Pues lo que queda de ella debe andar en algún lugar, le decía, cercano a Babia o más allá, con sus mismas limitaciones y miserias, más ocupada en atender sus proyectos personales y de grupo que los de su militancia y su rol opositor”.


Y sigue con su pesado análisis López Dóriga: “Desde esa pequeñez la oposición quiere ahora reivindicar el resultado de las elecciones de junio pasado en la Ciudad de México, que ni ellos previeron, victoria que atribuyen a ellos, a su alianza, a los partidos y no a la capacidad decisoria de la sociedad; es decir, fueron ellos, los partidos, no los ciudadanos, los votantes, y olvidan, olvidan, en este distractor, el desastre de las elecciones estatales en las que Morena arrasó”. Se refiere a la apabullante derrota que MORENA y aliados, infligió a las oposiciones, a nivel de gubernaturas, pues de 15 se llevó 12.  


De lo anterior, parte JLD a una especie de advertencia: “Hoy, a un año y medio de lo que vendrá para 2024, la oposición permanece en su nadería y en sus intereses de siempre. El PRI, Anaya… perdón, el PAN, Anaya; el PRI, Alejandro Moreno; el PRD, el PRD a lo que digan, sí, pues no tiene nada”.


Escrito lo precedente, concluye el exteleviso: “Y en esa mar tranquila, pues en esa mar tranquila navega, en esa calma chicha, López Obrador con su diseño sucesorio y de consolidación de proyecto sin ningún obstáculo, sin ninguna ola que le inquiete o altere su ruta; es más, no sólo eso: con la oposición, con la oposición remando para él, para el presidente.”





Con cuánta jovialidad exclamó el fundador de MORENA, tras ese editorial aplastante

de uno de sus inexcusables críticos: ¡Tómala!


Dentro de los enfrentamientos de este exponente de los medios de comunicación tradicionales y el mandatario nacional, se han registrado varios que tienen muy civilizado término. Recordamos que, en 21 julio de 2021, JLD criticó a Tatiana Cloutier por su vestimenta cuando en misión oficial, visitó Washington. Poco después se disculpó y en la mañanera correspondiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró positivo el hecho de que el periodista, se haya disculpado públicamente con la secretaria de Economía, por sus comentarios clasistas en torno a la vestimenta de la funcionaria federal: eso es muy bueno, eso habla bien de él y de todos porque todos podemos cometer errores, no somos infalibles.


En mayo 18 de 2021, durante la inauguración de la muestra “Memorial. La matanza de los chinos en Torreón (1911)” en el Museo Arocena de La Laguna (Coahuila), Alejandra Frausto, secretaria de Cultura federal, enlazó ese hecho con el actual conflicto entre Israel y Palestina, considerado “guerra fratricida”, incurrió en el gazapo de llamarla “guerra fraterna”. Rápido, JLD la calificó de “inculta”; entonces Frausto reconoció que tuvo un lapsus linguae. Luego López Dóriga, se enmendó: “Todos nos equivocamos A. Frausto. Lo importante es reconocer y aprender. Y se lo reconozco. Le mando un saludo cordial”. (Niza Rivera, Cultura, Proceso, 19 mayo 2021).


Por todo lo aquí comentado, es que apuramos lo siguiente: La oposición debe reconsiderar su postura actual de limitaciones y miserias, más ocupada en atender sus proyectos personales y de grupo que los de su militancia y su genuino rol opositor. Magister dixit.

 

 

 


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario