jueves, 20 de enero de 2022

Internet genera nuevos lectores: Aguilar


 

 

Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán

 

 

A pesar de que por la pandemia por el COVID 19 prácticamente los estudiantes dejaron de comprar libros, principalmente de consulta, han surgido nuevos lectores que con creces han beneficiado con sus adquisiciones a los libreros establecidos en Ciudad Guzmán. “Las editoriales realizaron nuevas ediciones, como que idearon la forma para crear otro tipo de lectura, sobre todo los Youtuberos, como se les dice”, dijo al respecto Eduardo Aguilar, reconocido vendedor de obras impresas en esta ciudad.



            Señaló que la producción literaria se ha enfocado a niños, para chicas y jóvenes. Claro, son obras no muy especializadas, pero sí se venden, por lo que la venta de libros en locales establecidos sigue siendo rentable. “Sí, sigue siendo rentable, soy de la idea de que gracias a Internet sigue produciendo nuevos lectores, hablo en lo personal, habrá compañeros libreros que tengan otra opinión, pero gracias a Internet seguimos en pie con las librerías”, comentó el declarante.


            Consideró que a través de la Internet se hacen muchas publicaciones en la que están activos muchos jóvenes que, a pesar de que la información está disponible en la misma, de manera gratuita, vienen a comprar. “Sigue todavía mucho interés por lo impreso. Nosotros, los jóvenes de ayer, pudiéramos pensar que somos los únicos que nos gusta leer, todo impreso, pero no, a los jóvenes también les cautiva, me lo han dicho, que desde que abren el libro y perciben el olorcito a nuevo, aparte lo andan cargando por donde quieran, no dependen de la tecnología para enterarse”.




            Eduardo Aguilar dijo que desde que se decretó la pandemia por el COVID 19 y desde que prácticamente se cerraron las escuelas como medida de prevención hacia el contagio, los estudiantes dejaron de consumir libros. “Sí, se han ausentado, sobre todo los estudiantes que vienen de fuera, se dice que tenemos una población flotante de 20 mil de ellos, es lo que han dicho, todas esas personas están ahorita en sus pueblos, sí se nota la ausencia de ellos”, consideró.


            Los jóvenes estudiantes, sobre todo los foráneos, compran muchos libros de texto relacionados con las academias que llevan en sus escuelas. “No todo lo tenemos, lo que tratamos es conseguírselos. Habla uno a las editoriales, nos surten lo que necesitamos y los estudiantes se llevan su paquete, eso es lo que nos está haciendo falta ahorita”.


            El entrevistado, fue uno de los vendedores de libros que se establecía en los portales de Ciudad Guzmán durante las llamadas ferias del libro, incluso encabezó la organización que agrupa a los expendedores de material impreso, nuevos o usados, lo que dejó de hacer por parecerle incosteable en lo personal.


            “En el caso mío ya no, como la mayoría es libro nuevo, y el libro nuevo sí está costosito, los hay arriba de los $500 pesos, entonces, como que quizá sea más rentable el libro usado, no es tan caro. Aparte, el área a dónde a mí me tocaba, normalmente se forma que va al banco y a la oficina de pasaportes, no me dejan el puesto libre y he decidido, en las últimas exposiciones, mejor no asistir. Pero ya veremos la forma para volver a integrarnos”, abundó.



 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario