miércoles, 18 de marzo de 2020

Los riesgos de la sobreprotección








José Filiberto Figueroa Cacho



Es muy común observar que en algunas familias lo padres transmiten su inseguridad a través de la sobreprotección. Cómo si apareciera la idea que debemos de introducir en grandes burbujas a los hijos e impedirles conocer la realidad. Esa sobreprotección ¿les ayuda o les desprotege? ¿Cómo evitar la sobreprotección? ¡Pues soltando! Entender que no podemos tener el control total, de todo lo que nos rodea, hay ocasiones que no tenemos ¡ni el control de nosotros mismos! Si entendemos esto, cambiaríamos de actitud moviéndonos con naturalidad frente a los contextos.

El apego es el vínculo que el niño hace con sus cuidadores. Los padres muchas veces por temor e ineguridad adquiridas a través de su propia historia de vida, enclaustran y privan de la oportunidad de aprender de la muchas veces crudezas de la vida… Si como padres, somos asertivos y responsables podemos formar eficientemente a nuestros hijos. Un niño consciente de que recibirá apoyo en sus momentos de estrés, se desenvolverá seguro en el mundo.

Los niños deben de jugar, caer, llorar, reir, enojarse, patalear. Necesita tiempo para crear, soñar, aburrirse, jugar libremente para desarrollar su creatividad.




Según la periodista Eva Millet, hay tres modelos de padres sobreprotectores:

Padres helicópteros. “Sobrevuelan” sin cesar la vida de sus hijos, siempre pendientes en lo que piden los hijos.

Padres Apasionados. Los que allanan el camino para que los hijos no se enfrenten a dificultades.

Padres guardaespaldas. Prestos a defender cualquier crítica sobre sus hijos.

¿Cuáles son las consecuencias de la sobreprotección?

Transformar a los niños en tiranos. Los niños sobreprotegidos piensan que pueden hacer lo que quieran pues no les pasará nada; todo esto debido al excesivo respaldo paterno y la falta de límites.
Incrementar los miedos. Tanta protección evita que se enfrenten a sus miedos y los debilita.

Falta de autonomía. Un niño con miedo no puede ser él mismo y causa frustración.

Nuestro rol de padres es orientar a resolver problemas pero no hacerlo en lugar de ellos.





CONSEJOS PARA EDUCAR SIN SOBREPROTECCIÓN


Deja que se enfrenten a dificultades. Deben adaptarse a su entorno cambiante y así desarrollar sus habilidades.

No estés permanentemente atosigándoles.
Favorece que piensen por si mismo. Permíteles que tomen iniciativas, pídeles opinión en diversos temas. Cuando fallen en algo, no les critiques, sino ilústrale descriptivamente su decisión y por qué no fue adecuada.

Asegúrate de que realizan actividades con otros niños. Esto sin la presencia de adultos.

No les des todo lo que pidan y no te anticipes a sus necesidades. Enséñales el valor del esfuerzo.

Debes estar a su lado para apoyarle: no para solucionarle sus problemas que debe resolver.
Trátales de acuerdo a su edad.

Cuida tus palabras. Contesta a sus dudas con más preguntas que inciten a la reflexión y al aprendizaje.

Evita darles órdenes. Normalmente las órdenes bloquean la disposición a una buena educación. Describe lo que deben de hacer amablemente.

De este modo tus hijos aprenderán y crecerán como personas, serán fuertes para tomar su propias iniciativas y decisiones, serán valientes y no tendrán temor al fracaso.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario