viernes, 14 de enero de 2022

El Calendario Gregoriano

 

                   

 

J. Jesús Juárez Martín

 

 

¡Vaya! que hay puntadas que nos hace poner  más atención a las conversaciones, eso de escuchar que hasta los mejores años terminan en diciembre,   y que el año 2021 no fue excepción, ni ha sido para los mexicanos de los mejores, aunque si lo comparamos con otros países, nos consideramos afortunados, algunos países europeos, asiáticos, en los cercanos Estados Unidos Americanos el Coronavirus 19 y ahora la suplencia del Ómicron, les dieron y  dan duro  y tupido, que aunque tengan su economía firme, sienten sobresaltos hacia el porvenir, y ante el azote actual de controlar las epidemias, ciertamente, su liderazgo económico, es firme, pero la situación social, laboral, comercial les golpea  de frente, aunque haya estabilidad en sus economías y relaciones, socialmente resienten cambios en su formas de convivencia internacional, su estabilidad parece firme y estables en su economía y liderazgo, pierden vidas que se reponen con inmigraciones de países más perjudicados por su pobreza, que buscan en la aventura de emigrar a lares, mejorar su seguridad, aunque perjudicados en la estabilidad con estabilidad, finalmente volvemos a la perogrullada  de que todos los años en el toma y daca en por la vida y por ella, golpeamos y somos  golpeados  que no se reponen, por eso aseguramos que todos los años regulares, excelentes, pésimos o buenos y pésimos seguirán terminando en diciembre, hasta que no se remplace el calendario Gregoriano que desde el siglo XVI se ha utilizado en México y mayor precisión, en 1,578 con la casi totalidad de los países actuales o los antecedentes de aquellos legendarios siglos sucedidos hasta nuestro siglo XXI.




Hablemos pues del calendario Gregoriano, que relevó al calendario Juliano, empleado desde el esplendor del Imperio Romano por Julio César del año 46 antes de Cristo en la cuenta de los tiempos que transcurrieron hasta la caída de  los Romanos y Constantinopolitanos; el calendario  Juliano era esencialmente el calendario Egipcio, el primer calendario solar que establece en 365 días y una fracción de la cuarta parte   del mismo y medido por la traslación del Planeta Tierra al derredor del Sol  en el tiempo de una vuelta u órbita.


Originario de Europa, el calendario Gregoriano es empleado actualmente de manera oficial por casi todos los países del mundo, los primeros en usarlo en 1582, fueron España, Italia y Portugal y se le denomina así, porque su promotor esencial fue el Santo Padre Gregorio XIII o Papa Gregorio. El citado calendario se derivó de los estudios realizados de 1515 y 1578 por los científicos de la Universidad de Salamanca de la Madre Patria, España; aunque los decisivos y tomados en cuenta para su vigencia fueron los últimos y definitivos para su implantación. Fueron los de 1578 para ser tomados por la Santa Sede Papal en forma vigente por los distintos países y que se universalizó.   Se puede asegurar que este calendario es mundial, aunque sigan cuentas de años como el chino y que hubo cuenta entre los pueblos prehispánicos y documenta la Historia que los primeros datos vigentes del tiempo se realizaron en la antigua Mesopotamia.



.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario