domingo, 18 de julio de 2021

Prolifera el maltrato a mascotas


 



Juan José Ríos Ríos

 

 

Por lo que se ve y se vive en Ciudad Guzmán, no ha permeado en muchos dueños de las llamadas mascotas doméstica, las disposiciones legales que en el Municipio de Zapotlán El Grande existen desde hace años, a fin de que se les proporcione un trato digno y se cuide de éstas de manera responsable para evitarles sufrimientos y problemas en la vía pública o a las personas.



            De hecho, el domingo 25 de abril del presente año, se llevó a cabo la primera jornada para el registro de mascotas en Zapotlán, en la que se lograron incorporar 82 mascotas residentes en domicilios de Ciudad Guzmán, acto en el que estuvieron presentes representantes de las instituciones y organizaciones que han trabajado para que este proyecto se concretizara.


            En este propósito sumaron fuerzas y voluntades los integrantes del Centro de investigación en Riesgos y Calidad de Vida (CIRCAV) del CUSur, del Consejo de Participación Ciudadana de Zapotlán el Grande, del Ayuntamiento local y del Croquetón de Ciudad Guzmán A.C., dando cumplimiento a lo acordado el 12 de noviembre de 2020 en que se aprobaron las reformas al Reglamento para la Protección y Cuidado de los Animales Domésticos.


            Estas reformas se relacionan con el artículo 15 que establece la obligación del propietario de incorporar su mascota en el Registro Único de Animales Domésticos, y el artículo 10 señala que corresponde al municipio, por conducto de la Coordinación General de Servicios Municipales, en conjunto con la Coordinación de Salud animal, el ejercicio de lo que señala la fracción XI, que es realizar el Registro Único de Animales Domésticos.




            Oficialmente se ha publicado que el RUAD es un sistema innovador a nivel nacional que permitirá encontrar a la o las mascotas que lleguen a extraviarse, al mismo dueño y que estén registradas y, en teoría, evitará que se incremente la cantidad de éstas en las calles, fortaleciendo además los programas de esterilización y vacunación.


            El citado reglamento de protección en referencia es de observancia general, y en su fracción XXII prohíbe arrojar mascotas, vivas o muertas, en la vía pública. De igual forma abandonarlos o por negligencia se propicie su fuga a la vía pública, así como ejecutar en general cualquier acto de crueldad en los perros, gastos o cualquier otra mascota se adopte o se tenga en calidad de doméstica, es decir, en el domicilio de su presunto protector o cuidador.


            Como en muchos otros casos, disposiciones o reglamentos y hasta leyes, existen para casi todas las necesidades de convivencia, entre personas y hasta con los considerados animales o mascotas domésticas, sin embargo, y en base a lo que continuamente se vive por casi toda Ciudad Guzmán o que se reporta vía redes sociales, muchos propietarios de mascotas incumplen lo que en teoría debe regular su comportamiento y actuación para con perros, gatos o cualquier otro ejemplar adoptado.


            Aquí se ven perros deambulando por calles o barrios, con visibles huellas de violencia, flacos, con lesiones, buscando qué comer, siendo víctima de atropellos, golpes y cuando bien les va corridos del rumbo por donde vagan con agua, palos o piedras. Otro problema que se tiene es que muchos dueños de gatos y hasta perros, los sacan a que hagan sus necesidades en la vía pública, los gatos son todavía más complicados, pues dada su agilidad y su costumbre, cuando no son educados por sus dueños, hacen sus necesidades donde mejor les acomoda, lo que origina molestias y corajes a los vecinos, algunos de los cuales ganas de causarles daño no les falta, todo por el descuido, negligencia y a pesar de los reglamentos existentes para su protección y cuidado. En resumen, no se avanza en tal sentido.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario