miércoles, 21 de julio de 2021

No quedarán obras a medias: SAPAZA


 


Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán
 

 

Además de aclarar las dudas que ha despertado el mega colector Leona Vicario, el director del OPD SAPAZA (Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Zapotlán), Juan Manuel Figueroa Barajas, informó que las obras que se realizan con recursos del sistema a su cargo, producto del pago de los ciudadanos por los servicios que recibe, no quedarán a medio terminar y, por el contrario, se supervisan constantemente para que se construyan conforme a lo planeado y contratado.



          

  Acerca de las dudas que ha generado la captura y desfogue del agua de lluvia que baja de la zona oriente de Ciudad Guzmán y que por siempre lo ha hecho por la calle Leona Vicario, Figueroa Barajas dijo que toda esa agua de lluvia que se descargará al canal hidrológico a la altura de la colonia Cruz Roja y por la Avenida Constituyentes en la colonia del mismo nombre, no generará problemas, tanto porque el ducto construido hace ya varios años tiene la capacidad suficiente, y porque esa misma agua se hecho se incorpora al canal en su paso por los terrenos del recinto ferial.


            Agregó que el ducto que se construye actualmente y que baja por la Avenida Serafín Vázquez Elizalde para conectar con el canal a la altura del puente que une las colonias Solidaridad y la de Cruz Roja, inicia con una capacidad de 36 pulgadas en termina en 62 en su boca final, medidas suficientes para que no haya problemas de posible desbordes o taponamientos de la línea, captando buena parte de las aguas de lluvia que bajan de los cerros de la zona oriente y de las colonias asentadas en esta parte de la ciudad y hace corriente por la calle Leona Vicario, con lo que de hecho se merma en mucho la carga que actualmente tiene.


         


   La etapa dos, que va desde una estación de despacho de gasolina que se ubica en la esquina que hacen la Avenida Serafín Vázquez Elizalde e inicio de la calle Leona Vicario, se iniciará una vez que se terminen los trabajos en la primera etapa, que tendrá más de un kilómetro de extensión y que contará con un dren de capacidad suficiente para recibir las aguas de lluvia que captará a través de las rejillas o bocas de alcantarilla que se instalarán en su trayecto, un poco más de 20 de éstas, lo que se considera suficiente para que los vecinos de esta calle y todos quienes sufren algún tipo de afectación por las corrientes de agua que se producen por cada tormenta fuerte que se precipita en Ciudad Guzmán, se terminen una vez que se concluya el proyecto.


            El funcionario destacó que en este considerado megaproyecto se están invirtiendo recursos del sistema a su cargo, que tiene un costo que supera los $20 millones de pesos, una obra que se considera no quedará a la vista de la gente pero que resuelve un añejo problema de la ciudad, que ya ha ocasionado daños colaterales, producto de una administración y manejo responsable de los recursos públicos con lo que se hace efectivo el lema lo del agua al agua, además de dejar saneadas líneas de agua potable y drenaje, mejora de calles por la revocación de pavimentos y, sobre todo, que nunca habían sido atendidos en tiempo y forma, aunque no tengan el impacto visual que otro tipo de obras causa en la población. “Es en beneficio de la sociedad y de la ciudad”, abundó Juan Manuel Figueroa Barajas.

 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario