martes, 15 de junio de 2021

Despidieron a Malaquías Díaz Villegas


 

 

Milton Iván Peralta
El Volcán/Guzmán


 

Con un cielo gris, y apunto de llover, se realizó el homenaje al policía caído Manuel Malaquías Díaz Villegas, en el lugar que fue su trabajo, la Academia de Policía, donde compañeros, amigos y familiares se hicieron presentes.



        

   Con el pase de lista, las sirenas de las patrullas prendidas, en medio de aplausos y lágrimas se le dio el último adiós, el comandante de Seguridad Pública, Alejandro Bernabé Gildo, dio un mensaje, donde recordó al compañero, que era de los elementos que siempre quisieron ser policía.


            “Si bien es cierto, se encontraba de vacaciones, pero en la semana estuvo aquí, atendiendo temas del servicio, me compartió una vivencia, que andando de servicio en su motocicleta, que se le acercó un ciudadano se le acercó y le dijo una grosería, sin tratar de confrontarlo le dio alcance, y se dirige a él, no te detengo porque vienes con tu familia, yo no te conozco ni te he hecho nada para que te refieras a mí como lo he hecho, te pido que le des un buen ejemplo a tus hijos, que te están viendo, con ese ejemplo podemos ver la característica como persona y en su trabajo”, dijo Alejandro Bernabé Gildo.


          

  Recordó que muchos entran por necesidad, pero algunos entran por vocación “Malaquías era uno de ellos, prácticamente a todos los servicios llegaba, indudablemente su trabajo permanecerá, realizaste tu sueño, es ser policía, tu ejemplo permanecerá en la memoria de todos”, concluyó Alejandro Bernabé Gildo.


            Por su parte, la presidenta municipal, María Luisjuan Morales, quien comentó que era un día muy triste para la comandancia de la policía “por su paso, dejó claros ejemplos de su vocación, valentía, que hicieron que el policía fuera apreciado por todos, forjó una amistad en los tres años en que nos acompañó”.


          

  Recordó que hace pocos meses rescató a unos niños que estaban en peligro, “por la calle Ocampo, del incendio en una casa habitación donde estallaron varios cilindros de gas, de esos servidores públicos que les gusta servir, dar todo por la sociedad, pero no solo fue un gran policía, fue un deportista, árbitro de futbol, ciclista, un hijo ejemplar y un padre cariñoso”, concluyó María Luisjuan Morales.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario