jueves, 11 de noviembre de 2021

¿Y las auditorías, qué…?

 


 

Juan José Ríos Ríos


 

Como promesa de campaña que hasta la fecha no se ha cumplido por el Presidente Municipal de Zapotlán el Grande, Alejandro Barragán Sánchez, que durante la búsqueda del voto y del respaldo ciudadano para ganar las elecciones de seis de junio pasado, dijo que se aplicarían auditorías para dar a conocer, públicamente, cómo recibiría la administración municipal. Ante el silencio, porque no se sabe nada oficialmente, cabe suponer que tal vez todo resultó bien, no hay nada que decir o qué sancionar.



            De igual forma, y ante la irritación ciudadana por la pésima prestación de los servicios de aseo y alumbrado público, otorgados en concesión a particulares por las dos pasadas administraciones encabezadas por Alberto Esquer Gutiérrez y José de Jesús Guerrero Zúñiga, Barragán Sánchez también se comprometió a cancelar los contratos porque además de incumplimiento de los convenios por parte de los prestadores de esos servicios, son del todo onerosos.


            El tiempo está pasando y no se sabe nada al respecto, sin duda que hay mucho por hacer por el municipio y su gente por el actual gobierno que encabeza Barragán Sánchez, pero no estaría de más, no solamente como cumplimiento de las promesas de campaña, también por el interés público que revisten, que el alcalde en funciones diera información al respecto, bien que sí las cumplirá o si decide dejar las cosas como están, por las razones que sean.





            El aseo no mejora, el alumbrado público está peor que antes y, que se sepa, se siguen pagando las cuotas a los concesionarios con recursos públicos, no es un dicho personal, es el sentir de los ciudadanos, la deficiente recolección de la basura es notoria y la pobre iluminación se aprecia hasta en el mismo jardín principal, qué será en las colonias y barrios populares, que no están tan a la vista de los demás.


            Es deber de toda autoridad el informar, en tiempo y forma, acerca de las actividades que proyecta o realiza en bien de la comunidad que representa. En este caso, son promesas y demandas ciudadanas que no se han respetado dando a conocer qué dieron los resultados de las auditorías, de igual forma qué hará para que, si no se pueden cancelar las concesiones, sí para que se cumplan en las condiciones en que se pactaron.


            Es de esperarse que el Presidente Municipal de Zapotlán el Grande ya se dé un tiempo para informar al respecto, el silencio es cuestionable, genera dudas, y más si no se dan porque el alcalde no se siente obligado a informar o a cumplir sus promesas, debe entender que las concesiones se pagan a un precio alto con recursos públicos y no se cumplen a cabalidad, en las condiciones pactadas, por lo tanto debe aceptar y cumplir con su obligación y promesa. En cuanto a las auditorías, la responsabilidad no es menor, y para ambas, como medios informativos, esperamos que haya respuestas.

 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario