miércoles, 24 de noviembre de 2021

Somos invisibles para la autoridad: vecino afectado

 


 

Milton Iván Peralta
Carlos Grijalba
El Volcán/Guzmán

 

 

Hay una grieta que a traviesa una ciudad. Una grieta que deja sin casa a familias enteras. Ya se ha denunciado el caso de la colonia La Primavera II, a un extremo de la ciudad, pero antes fue por la calle Manuel M. Diéguez, después más al centro, Bustamante, ahora a la vuelta de ahí, en Morelos, donde al pasar no se nota, pero hay casas cuarteadas, casas abandonadas por sus familias que tuvieron que alejarse por el peligro que representaba. Una vez más las autoridades ignoran, olvidan.



           

Adolfo Aguayo Bonilla, vecino de la calle Morelos 144, “como pueden ver que atrás de mi hay una grieta enorme, que se hizo en el 2020 por dictamen de Protección Civil municipal, abandonar la casa”, este dictamen fue realizado el 13 de marzo, firmado por Carlos Rubén Chalico Munguía, en ese momento coordinador técnico en Gestión integral de Riesgos, ahora, director de esa dependencia.


            Comenta que se ha platicado con personas del gobierno municipal anterior “pero nada, nadie nos ve ni nos oye, estamos solos con nuestro problema”, dijo el vecino.


            Las afectaciones las describe, como un desnivel bastante grande, grietas, que “hacen inhabitable la casa, sobre todo la inseguridad, no se puede por la inseguridad, tuvimos que dejarla, las grietas atraviesan de forma trasversal la casa, pero media casa está totalmente destruida”, dijo Adolfo Aguayo Bonilla.


           

En los últimos años la casa ha sido reparada tres veces, “ha sido situación infructuosa, he tirado el dinero”. La última vez tuvo que repara toda la casa, cambió techo, “hay una separación de tres pulgadas de lo que se ha jalado la propiedad hacía el poniente”. Se metió un drenaje que puede recorrerse con el movimiento, mangueras del agua en lugar de tubería.


            Desde el ingreso en la cochera pueden verse las grietas, el documento de Protección Civil lo describe: “en el interior de la vivienda se pueden observar agrietamientos y fisuras en muros y techos de la cochera, la habitación principal y el espacio compuesto por jardín, recibidor y sala-comedor, los cuales han progresado en los últimos meses”.


            Los agrietamientos son tan “sutiles o tan leves, que no se nota de inmediato, ayer -martes- se cayeron unos enjarres, cuelgan del techo algunos pedazos de concreto, el movimiento es constante, cuando tiembla nos preocupa que se caiga, pero no podemos hacer más”, dijo Adolfo Aguayo Bonilla.


            A pesar de que Protección Civil pidió desalojar la casa “ninguna autoridad nos ha pedido nada, “nadie nos ha puesto atención”. 


        

    El vecino reconoce que es una grieta que a traviesa la ciudad, “nos unimos a esa necesidad que tienen muchas familias”. En esa calle reconoce que entre Bravo y Bustamante toda la cuadra tiene ese problema, queremos que alguna instancia de gobierno nos vea y nos ponga atención”. 

 

            Y aunque en las pasadas campañas dos candidatos visitaron la vivienda “la candidata de MC, Laura dijo que el ayuntamiento no tenía el presupuesto, pero le dije que sí la capacidad de gestión, no se llevó nada, el candidato del PRI, también pasó por aquí, se mostró más dispuesto y colaborador, pero no llegó y seguimos esperando la ayuda de alguien, ojalá no sea demasiado tarde”, lamentó Adolfo Aguayo Bonilla.


            Pero dice que a pesar de que el gobierno no ayuda, sí siguen cobrando los impuestos del agua, la luz y el predial “este último no lo he pagado, no he querido hacerlo, por la inversión que le hicimos a la casa”.

           

 

PIDEN DEMOLICIÓN DE CASAS, PERO VECINOS YA LO HAN SOLICITADO

 

 

           

El oficio CTGIR-078/2020, con asunto de dictamen de riesgo, en donde las observaciones las describen: “se observa casa habitación desplanada a un nivel con sistema constructivo tradicional. Se observa inmueble con patologías estructurales en la parte media y frontal de la vivienda derivadas por un factor externo que es la falla geológica”.


            Además, comenta el oficio que “se observa desplazamiento y fracturas en el muro perimetral sur, causado por el hundimiento y movimiento de la vivienda colindante por la calle Bustamante #124, la cual ya no se encuentra habitada porque cuenta con daños graves a su estructura y se requiere demoler para reducir el riesgo a las viviendas colindantes”.


            Además, dice en el punto tres de las consideraciones: “el inmueble se ve afectado por el hundimiento de la vivienda colindante al sur ubicada por la calle Carlos María Bustamante #124, la cual presenta riesgo alto de colapso y requiere ser demolida en la mayor brevedad posible, para minimizar el riesgo a las viviendas colindantes; Bustamante 120 y 122 y la propia vivienda de Morelos 144”.





Obviamente, la casa no ha sido demolida; lo irónico del asunto, es que la dueña de esa finca, pidió el 22 de mayo 2018, mediante un oficio dirigido a presidencia y a obras públicas, que esa finca fuera demolida, basado en el dictamen de riesgo realizado en abril del 2012 por Carlos Alejandro Cuevas Curiel, director en ese entonces de Protección Civil.


            “Zona de alto riesgo por encontrarse dentro del mapa de peligros naturales, como lo es por falla geológica y como un espacio no factible para su habilidad, mientras no se realicen obras de protección consistentes en mejoras estructurales, mismas que estarán condicionadas en el apartado de las recomendaciones”, firmando Isaura Flores Solís.

 

SE ACABA EL PATROMINIO

 

“Se acaba el patrimonio de mis hijos, y ahora de mis nietos, nadie nos pone atención, nadie nos hace caso, nadie nos ve, tal parece que a las autoridades nada más les interesamos en campañas, a las actuales no he tenido contacto, pero nadie nos ve, nadie nos oye, salvo el efecto de impuestos”, dijo Adolfo Aguayo Bonilla.


            El maestro jubilado hace un esfuerzo para pagar los impuestos “no he logrado que el ayuntamiento acepte que el predial no tiene caso estarlo pagarlo, el agua lo sigo pagando cada año, la luz la sigo pagando, sigo manteniendo la casa, porque no quiero que sea un nido de situaciones peligrosas y poner en riesgo a los vecinos”. 

           



No hay comentarios.:

Publicar un comentario