domingo, 21 de noviembre de 2021

Jaliscienses fundadores del seminario de cultura mexicana


 

Adolfo Pech Chuil*

 

En 1942, mes de febrero, cuando se integra el Seminario de Cultura Mexicana, hace casi 80 años, destacan entre los fundadores tres jaliscienses en diferentes disciplinas: el poeta Enrique González Martínez quien fue nombrado como   primer presidente de la directiva, el escritor Mariano Azuela y el violinista zapotlense Aurelio Fuentes Trujillo.



González Martínez, había nacido en Guadalajara, el 13 de abril de 1871 médico de profesión, además de poeta se le reconoció como editorialista y diplomático.


 Pedro Henríquez Ureña lo consideró uno de los "siete dioses mayores de la lírica mexicana", el último modernista y el primer posmodernista. Fue miembro de la generación del Ateneo de la Juventud y miembro fundador de El Colegio Nacional.


Graduado en el año de 1893 como médico en su ciudad natal Guadalajara, publica algunos versos en revistas y periódicos. Al poco tiempo fue nombrado profesor adjunto de Fisiología en la Escuela de Medicina. Tras dos años de práctica profesional cambia su residencia a Culiacán, Sinaloa. En ese estado  se desempeñó políticamente como prefecto en diferentes distritos y como secretario general  de Gobierno;  se le recuerda por el interés y gran impulso que le dio a la educación popular, decenas de profesores  jalisciense fueron invitados por el poeta tapatío a incorporarse al trabajo educativo en tierras sinaloenses.




 

 EN 1903 APARECE SU PRIMER LIBRO PRELUDIOS

 

Con su tercer libro, Silenter, ingresa a la Academia Mexicana de la Lengua y cuando ya llevaba cuatro libros de poemas publicados (1911), abandona el ejercicio de la medicina y se establece en la ciudad de México, forma parte del Ateneo de la Juventud, del que llega a ser presidente (1912), funda la revista literaria Argos (1912) y es editorialista del diario El Imparcial.


            En 1917, al lado de Ramón López Velarde y Efrén Rebolledo, dirige la revista Pegaso.


 Ingresó en el Servicio Exterior Mexicano en 1920 y ocupó el puesto de ministro plenipotenciario de México en Chile, Argentina, España y Portugal entre los años 1920 y 1931, para luego regresar a México.


En 1931 colaboró con la fundación Rafael Dondé y el Banco Nacional de Crédito Agrícola. El 20 de enero de 1932 ingresó como miembro numerario de la Academia Mexicana de la Lengua, donde ocupó la silla XIII. 


Uno de los convocados por el titular de la SEP Octavio Vázquez Béjar en Febrero de 1942, el autor de tuércele el cuello al cisne es electo presidente de la primera directiva que tuvo el Seminario de Cultura Mexicana, como vicepresidenta fue nombrada la pintora Frida Kahlo.


Fue miembro del Liceo Altamirano. En 1944 recibió el Premio Nacional de Literatura Ávila Camacho y se publicaron sus Poesías Completas.


Su obra se considera de carácter modernista con influencias del Simbolismo francés. Posteriormente, con su libro Los senderos ocultos (1911), rompió con el Modernismo. Unos versos de este libro se hicieron célebres:

 

Tuércele el cuello al cisne de engañoso plumaje

que da su nota blanca al azul de la fuente;

él pasea su gracia no más, pero no siente

el alma de las cosas ni la voz del paisaje.

 

Enrique González Martínez fue candidato al premio Nobel de Literatura, en 1949, postulado por Antonio Castro Leal. Falleció el 19 febrero de 1952.


Reconocido académico, poeta vanguardista, político y diplomático González Martínez supo entender la noble tarea de iniciar una institución que se ha caracterizado por preservar y difundir la cultura nacional mexicana a casi 8 décadas de fundación.

 

*Presidente de la Corresponsalía  del Seminario de Cultura Mexicana en Ciudad Guzmán.

                           



 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario