miércoles, 17 de noviembre de 2021

Monumento nacional de Cristo Rey


 

Un momento por favor

 

J. Jesús Juárez Martín


 

La idea de erigir un monumento de Cristo nos remonta al mes de noviembre de 1919, cuando al Obispo Valverde haciendo una visita pastoral en Silao, hospedado en el templo del Señor del Perdón atendido en aquel tiempo por los religiosos carmelitas contempló dicho cerro y sintió deseo de celebrar una misa en su cima.



El primer monumento a Cristo Rey fue construido por gente humilde de Silao, Guanajuato, era muy pequeño, sólo tenía 9 metros de altura, costó 5 mil pesos y su construcción duró sólo 4 semanas, del 12 de marzo al 9 de abril de 1920.

 

PRIMER MONUMENTO

 

La sección de la Adoración Nocturna del Santísimo dándose cuenta del deseo del Sr. Obispo y viendo próxima la fecha de su Vigilia de “espigas” decidieron hacerla en el Cubilete” y culminarla con la Santa Misa. Para ello pensaron invitar al Sr. Obispo para que él les celebrara la Eucaristía.  Entonces el Rev. P. Eleuterio de Ma. Santísima Ferrer, sacerdote carmelita, Director Espiritual de los adoradores, propuso que se pusiera una lápida conmemorativa en el lugar donde se celebrara la Misa.


El presidente de la Sección adoradora, don Felipe Bravo Araujo, por su parte propuso que mejor se hiciera un monumento lo cual aceptó el P.  Eleuterio, pero pidió que sobre él se colocara la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. La idea fue comunicada al Obispo Valverde, quién complacido aceptó y quiso que tal monumento tuviera un carácter diocesano.




 

EN 1920 SE COLOCÓ LA PRIMERA PIEDRA

 

De inmediato se hicieron los preparativos para poner la primera piedra el 12 de marzo y ya el 11 de abril de 1920 el Sr. Obispo hizo la dedicación del mismo, Posteriormente, el Consejo Supremo de la Adoración Nocturna Mexicana, conociendo este primer monumento, pidió a través de su Presidente Episcopado Nacional el Sr. Reynaldo Manero, al Episcopado Mexicano lo declarara Monumento Nacional y que se decretara la sustitución del mismo por otro más grande.


Lo cual fue aprobado el 10 de octubre de 1920. La razón que tenía el Episcopado para erigir el Monumento Nacional era cumplir un voto que hicieron los Obispos al Sagrado Corazón de Jesús el 11 de junio de 1914. De construirle un templo nacional y, además, entronizarlo en el corazón de México, suplicando la paz y la conservación de la fe.

El actual monumento dedicado a Cristo Rey empezó a construirse en el Cerro del Cubilete el 11 de diciembre de 1944, día en que el Obispo de León, Don José Guadalupe Albino Emeterio Valverde Téllez bendijo y puso la primera piedra.  Es el quinto de los monumentos erigidos a Cristo Rey.





Destrucción del Primer Monumento
erigido a Cristo Rey


Con el anterior escrito se afirmó que el culto a Cristo Rey se originó en esta bendita tierra México, aunque lo importante es darle el culto debido con cualquier otra denominación al Sagrado Corazón de Jesús. Desde la Guerra de Reforma en México las leyes mexicanas, fueron intolerantes a la religiosidad de culto público; después de la revolución los Militares cuando les pidieron cordura manifestaron que las leyes así lo establecían y se sucedió la Cristiada de 1926 a 1929, donde los gritos de alabanza se convirtieron en gritos de lucha: Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe.


Se había proyectado un segundo monumento de Cristo Rey y el primero se había llevado a la parte baja del Cubilete, ahí permaneció hasta el 30 de enero de 1928, día en que fue dinamitado por los enemigos de la religión, se localizaba en la Ermita Expiatoria; momento difícil para México en guerra por su fe.  


El segundo monumento a Cristo Rey fue aprobado, puesta la primera piedra el 11 de enero de 1923 en ceremonia precedida por Excmo. Sr. Arzobispo Ernesto E. Filippi, en representación  de Su Santidad Pío XI, en presencia de trece Obispos mexicanos y más de cincuenta mil fieles laicos.


Disgustado el gobierno de México, expulsó al citado Delegado Apostólico con la acusación de haber violado el Artículo 24 de la Constitución de 1917. Se prohibió continuar con el segundo monumento lo que ya se construía...  





TERCER MONUMENTO


Un tercer monumento fue realizado en la Catedral de la Madre Santísima de la Luz en León Gto. Fue bendecida el 11 de enero de 1938 por el Obispo Valverde. Días después se llevó al Primer Congreso Diocesano en honor a Cristo Rey, para reafirmar su culto.


CUARTO MONUMENTO


El Sr. Obispo Valverde le preocupaba no construir el Monumento en la “Montaña” por no tener permiso del gobierno. Pero con la esperanza de levantarlo cuando lo permitiera la Providencia Divina. El P. José Ascensión Betancourt, sacerdote muy devoto del Sagrado Corazón de Jesús, construyó el cuarto monumento, como el Cristo de las Nubes” En la cima del Cubilete. Llamado así porque el pedestal tenía nubes donde se asentaba: Fue bendecido por el mismo sacerdote el 11 de abril de 1944. Invitó al Sr. Obispo para presentárselo lo cual le agradó mucho. Esto lo motivó  y pensó que era el momento de construir el Santuario prometido, pronto se realizó el proyecto diseñado por el Arquitecto Nicolás Mariscal Piña, aprobado por el Episcopado Mexicano el 1° de noviembre de 1943. Los Arzobispos de Guadalajara Don José Garibi Rivera y el Arzobispo de México Don Luis María Martínez consiguieron el permiso del Presidente de México Gral. Manuel Ávila Camacho. El primer Capellán del quinto monumento fue el P. José Ascensión Betancourt. Quien desde el 27 desde febrero de 1943 consagró sus fuerzas a la realización del ideal del Sr. Obispo Valverde. 

 

MONUMENTO ACTUAL A CRISTO REY

 

El 11 de diciembre de 1944 el Sr. Obispo Valverde bendijo y colocó l primera piedra del quinto monumento y en ese mismo día bendijo la Ermita Expiatoria edificada en el lugar donde fue dinamitado el Primer Monumento, como expiación y petición de perdón por el sacrílego atentado.


El Monumento comprende dos partes: la primera una basílica esférica, que simboliza el universo, y la segunda, sobre ella de pie, la estatua de Cristo Rey con dos querubines que le ofrecen las coronas, del martirio y la regia. La estatua es obra del escultor regiomontano Fidias Elizondo. Simboliza la Realeza de Cristo, Señor del Universo.


El Sr. Obispo Valverde murió el 26 de diciembre de 1948, cuando la obra estaba muy avanzada. Dejó su trabajo al Sr. Obispo Manuel Martín del Campo y Padilla, quien el 11 de diciembre de 1950, como Delegado bendijo la Estatua a nombre de su Santidad Pío XI por lo que se estableció la Festividad Universal de Cristo Rey.  

 

*Bibliografía: Pbro. Silverio Chávez Ayala. Rector del Santuario de Cristo Rey.       *TABOR MEXICANO. Historia Mínima de José de Jesús Ojeda Sánchez  1982 León  Gto.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario