martes, 23 de noviembre de 2021

Grietas ponen en peligro a familias

 


 

 

>Desde principios de junio de este año, las casas comenzaron agrietarse, según reporte de Protección Civil las 15 casas son inhabitables, pues las familias corren peligro su vida.

 

 

Milton Iván Peralta
El Volcán/Guzmán

 

 


Los crujidos de las bardas por las noches, son el sonido de la destrucción del patrimonio de una familia. Cada grieta en la barda o en la fachada, deja entrever el peligro que corren de las paredes que los han resguardado durante siete años. En pocos meses su patrimonio de una vida, de sus sueños se ha convertido en un reporte de Protección Civil en lugar inhabitable; inhabitable el lugar donde comenzaron a ver crecer a sus hijos, donde cada noche duermen con el miedo de que el techo les caiga encima, o de que al regresar a casa únicamente encuentren un montón de piedras.


             Erika Barajas, vecina de la colonia Primavera II, “la colonia Violeta, está presentando la mayoría de las casas, alrededor de 15 casas afectadas por falla geológica”.  Las casas comenzaron agrietarse comenzaron en los primeros de junio “pensamos que era normal, me esposo trago a alguien para que las rellenara, pero a la semana se abrieron nuevamente las grietas”.


           

Todo comenzó con la fachada, poco a poco comenzaron a entrar a la casa por el cuarto, “si tu estas en el cuarto que da a la calle, puedes ver desde la grieta para fuera”, dijo Erika. La afectación es en prácticamente todas las paredes “nada más faltan dos por agrietarse”.


            “Tenemos el miedo de ir a dormir y ya no despertar porque tenemos la casa encima, en la madrugada se escucha como los truenos, crujidos de la casa, inclusive a las 3 de la mañana una vez un crujido muy fuerte nos despertó, pensamos que ya se nos caía la casa, tenemos una bebé, realmente si nos dio miedo, el miedo es latente de que tiemble”.

            Muy cerca de ahí pasa la vía del tren, cada vez que pasa las casas se cimbran. Aunque han intentado poner parches a la casa, pero nada ha funcionado. Las puertas ya no cierran, están descuadradas “hay una que a veces cierra bien y a veces nos cuesta trabajo”.

 

TODA UNA VIDA DE TRABAJO
QUE SE AGRIETA

 

La señora Martha Guzmán Juárez, su casa es Violeta 33, tienen como tres meses que han visto el como se va separando la plancha del piso con la fachada, “algunas grietas del piso tienen cinco centímetros, en el fondo -el patio- hay mucha separación que cada vez se va agrietando más”.


            Pero ya el cuarto de la entrada comienza a verse una grieta entre el techo y la barda que es la fachada, “al frente hay un hundimiento, y se junta un charco del agua”.


            Ella vive con su esposo, dice que en las noches se escucha el crujir de la pared, “se escuchan los truenos del cristal, tenemos el miedo que nos acostamos un día y quién sabe si amanezcamos vivos, el otro pendiente es que mi esposo y yo trabajamos fuera, es que si cuando lleguemos que nuestra casa ya esté en el piso”.

            El reporte de Protección Civil es que es la plancha la que se está venciendo hacia delante, de hecho, la barda del patio con la de la vecina de atrás se está separando por algunos centímetros. A la pregunta de que, si pudieran pagar para irse a rentar otra casa, y pagar la mensualidad de esta casa, “si es necesario sí, no nos queda de otra más que esperar”, concluyó Martha Guzmán Juárez.

 

ESTÁ EN RIESGO LA FAMILIA

 

Óscar Antonio de la Palma Juárez, “estamos viendo lo de nuestras viviendas afectas, a ver cómo nos pueden echar la mano, es una situación crítica, está en riesgo la familia que es lo más importante, queremos buscar una solución, es un gran detalle que tenemos”.


            El principal problema son los agrietamientos que inician en la fallada, grietas que resaltan a la vista en todas las bardas de la casa. “Tenemos el riesgo de que se nos vayan a caer los engarres, porque es triste ver como un patrimonio, por lo que lucha uno se está yendo para abajo”.


          

  Esta problemática la comenzaron en junio, “creímos que era una grietita nada más, pero se hizo una reparación, se selló y lamentablemente a los 15 días vuelven a aparecer”, Óscar Antonio de la Palma comenta que cada vez que pasa el tren aparecen más grietas.


            Cada día aparecen más grietas en diferentes bardas, “en el cuarto de los niños tuve que tumbar el enjarre por temor de que un día en la noche se les fuera a caer encima, las puertas totalmente descuadradas, no cierran bien”.


            La opción de salir a rentar “se nos hace un poco pesado, tenemos que pagar la casa y la renta, se nos hace complicado”, dijo tiene siete años con la casa. Y su crédito es para 20 años, “casi vamos a la mitad, cuando la compramos no mostraba ninguna falla, esto apenas surgió el problema en el mes de junio con las grietas”.

            Aunque no han tenido problemas con fugas de agua o gas, sí con la luz “el contador nos suele hacer mucho como si hiciera corto, la luz bala, la tele se apaga, tenemos que bajar la luz y reacomodar el contador, eso lo vota cuando se genera un corto”.

 

DORMIMOS INTRANQUILOS
EN LAS NOCHES

 

 

Francisco López, al igual que sus vecinos su casa comenzó a agrietarse hace como ocho meses “era notable, de ahí comenzó abrirse”, su casa es la más afectada, la grieta abarca varios centímetros de grueso, es notable que desde ahí uno puede ver el interior de la casa. Su casa hace un tiempo hicieron un segundo piso “según dice es una falla geológica”.


            “En la noche se oye que truena la casa, es un crujido, leve”, dijo Francisco López. Desde la fachada verde se ve el daño que es fuerte, la cochera están las grietas desde el piso hasta el techo”. Aunque intentaron también tapar las grietas, a los pocos días se volvieron hacer. Los vidrios de las ventanas se rompen por que estas se descuadran.


            En el baño tuvieron que quitar el lavabo, porque se quebró. Los azulejos ya totalmente desprendidos, las grietas son enormes. Francisco López y su familia también compró la casa nueva. “Con las lluvias de este año comenzó a abrirse cada vez más, no tenemos goteras”. Protección Civil le dijo que su casa era inhabitable “pero ¿a dónde nos vamos?, me da miedo que se caiga la casa, pero no tenemos a dónde ir, no tenemos trabajo y no tenemos recurso”.


 

UN PEREGRINAR PARA DENUNCIAR

 




A la primera institución con la que se acercaron para denunciar fue con el Infonavit, “nos pidieron una serie de requisitos, pero hay uno que no podemos cubrir, no podemos generar un presupuesto porque la vivienda está totalmente dañada y no hay reparación para ella”, dijo Erika. 

 

            De ahí intentaron levantar una denuncia en el Ministerio Público, “no nos la aceptaron, nos mandaron al juzgado civil, pero ahí bajo una demanda con un abogado”, un abogado que no pueden pagar, porque debe ser individual.


            Las casas fueron sacadas a crédito a 30 años, pero nada más aguantaron a vivir siete años en ellas.


            “Nosotros por nuestros propios medios contratamos un calculista, que viniera hacer un dictamen adicional al que nos hizo Protección Civil -de Zapotlán el Grande-, nos dijo que había un daño superior y que no era posible hacer algo por la vivienda, se necesitaba demoler, pero sobre todo revisar el suelo”.


            Aunque no han tenido fugas de agua o de gas, sí les suele fallar la luz, se bajan las pastillas, al entrar a la vivienda uno ve la grieta pasar a un lado de la caja de las pastillas de la luz, donde el movimiento de la casa las hace bajarse.


            A pesar de que autoridades del gobierno municipal de Zapotlán el Grande, hicieron acto de presencia el día de ayer por la mañana, “teníamos tres semanas mandándoles mensajes al presidente de que viniera, pero no nos respondía, o que tenía agenda muy ocupada que no podía, pero no fue hasta que hicimos ayer -el domingo- las publicaciones en redes sociales, a ver si con la presión social podíamos tener su atención, fue que nos llamaron ayer por la noche y vinieron hoy -ayer lunes-”, denunció la vecina.


          

  Al visitar la página web del gobierno municipal de Zapotlán el Grande, en la sección de Protección Civil se encuentra el atlas de riesgo de la ciudad, el cual fue actualizado por última vez el 18 de julio del 2016, y para colmo, el mapa no carga, así que el ciudadano no tiene acceso al mapa.


            El día de ayer se reunió el presidente municipal con los vecinos, al acuerdo que llegaron fue buscar una solución a su problemática.

 

DICTAMEN DE SEGURIDAD

 

Uno de los vecinos trajo a una empresa “Central edificaciones, diseño estructural”, a levantar un dictamen de seguridad estructural, realizado el 30 de septiembre de 2021, donde describe las afectaciones: “esta finca presenta grandes afectaciones, en casi todos los muros, as 45 grados y espesores de hasta dos centímetros, las cuales nos indican que en el subsuelo se está presentando un fenómeno de asentamiento u oquedades bastante importante, las grietas son tan severas que ponen en peligro la estabilidad de la finca en general y a su vez la seguridad de las personas”.


         

   Comenta que el principal responsable de estas grietas es el terreno, recomiendan hacer un estudio del subsuelo, hacer sondeos en la losa de cimentación en varios puntos de la casa “para determinar con mayor certeza qué es lo que está sucediendo bajo la loza de cimentación”.


            A pesar de que el estudio fue a una casa, reconocen que hay una afectación de entre 10 a 15, “unas más severas que otras, pero con las mismas características”.

 

HAY MÁS CASOS POR LA CIUDAD

 

Las afectaciones en la colonia Primavera II, no son las únicas, en enero de 2019, este medio presentó un reportaje llamado “Los olvidados de Bustamante”, donde se entrevistó a varios vecinos que desde el 2012 se comenzaron agrietar sus casas, desde el 2015 Protección Civil las puso como inhabitables, pero hasta la fecha, nada más dos casas han sido desalojadas, porque lo mismo pasa que las familias no tienen a dónde ir.


            El 21 de septiembre de 2012, por la calle Manuel M Diéguez, se dio una de las mayores afectaciones, de las cuales 30 viviendas fueron las afectadas, de las cuales ocho de ellas quedaron totalmente inservibles.


Se gestionó por parte del gobierno municipal de ese entonces, y fue hasta el 2017cuando se entregaron once casas a los damnificados, ahora viven en la colonia La Providencia. Hay que destacar que no todos aceptaron que les entregaran una casa nueva. El monto aprobado fue de cuatro millones de pesos, el municipio aportó el terreno como coparticipación, y el monto ejercido fue de tres millones 385 mil 825.56, reintegrando al Fondo de Emergencias la cantidad de $154 mil 774 pesos. 

 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario