miércoles, 2 de junio de 2021

Los estilos de vida saludable de maestros y alumnos en tiempos de pandemia


 

 

María del Carmen Torres Avalos*

 

  

Para hablar de Estilos de vida saludable, en primer término, se tiene que definir, qué es la salud y La Organización Mundial de la Salud la define como “…un estado de completo bienestar físico, mental y social”.



Se puede decir que un ser humano se encuentra con bienestar físico, cuando, su cuerpo funciona eficientemente, y hay una capacidad física apropiada para desempeñar cualquier desafío de la vida cotidiana (caminar, correr,  subir, etc.); por otra parte, el bienestar mental, es un estado por medio del cual los individuos reconocen sus habilidades, son capaces de hacer frente al estrés normal de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera y contribuir a sus comunidades (proyecta la forma de ser, sentir y pensar); finalmente, el bienestar social, incide de manera positiva en la calidad de vida de las personas, por lo tanto se puede decir que es el conjunto de factores que se conjugan en una sociedad para que los individuos puedan satisfacer sus necesidades fundamentales (un empleo digno, recursos económicos para satisfacer sus necesidades, vivienda, acceso a la educación y la salud, etc.)


Como se puede observar, más que hablar de una vida sana, se debe contemplar un ser desde su cuerpo, mente relaciones interpersonales. Luego entonces, hablar de un estilo de vida saludable, es hablar de:  alimentación, ejercicio físico, prevención de la salud, trabajo, relación con el medio ambiente y la actividad social.


En este tiempo de pandemia, desarrollar Estilos de Vida Saludable entre los actores educativos es de gran importancia y vital. Pues por una parte,  los docentes de Educación Básica, se encuentran inmersos en un sin fin de actividades,  haciendo lo posible por que los alumnos no dejen de lado sus aprendizajes, enviando actividades, realizando videoconferencias, realizando videollamadas con alumnos y padres de familia, acudiendo a las escuelas para desarrollar algunas actividades administrativas o tratando de trabajar con los alumnos que requieren fortalecer alguna área de oportunidad; evaluando y registrando en plataformas correspondientes las respectivas evaluaciones. No tienen un horario específico, ya que los horarios de labores de los padres son heterogéneos y sin importan si son las 8,9,10 de la mañana o 5,6,7 de la tarde sienten el compromiso de localizar tal o cual padre de familia o alumno. Y, la pregunta es ¿Maestro y tú, qué hora tienes disponible para realizar ejercicio físico? ¿Te alimentas bien? ¿Tus relaciones sociales con la familia, tan siquiera las estas desarrollando? y ¿Cómo?


Los alumnos hacen lo propio dentro de sus posibilidades. Quienes cuentan con tecnología e internet, tratan de regresar las tareas a tiempo (lecturas, registros, videos de sus propias exposiciones), atienden los llamados de sus maestros, elaboran las actividades que se les han llevado impresas, etc.


Con relación a los padres de familia, quienes no tenían internet ahora lo han contratado, un gasto adicional a la economía familiar, para que los hijos cumplan, atendiendo las videollamadas de los docentes, enterándose del avance propio de sus hijos, sometiéndose a un gran estrés porque no entienden cómo debe realizar sus hijos las tareas, y, si sólo tienen una sola computadora y son 4 personitas que estudian, organizar horarios para que todos puedan trabajar.


            Maestro, alumnos, Padres de familia, no se agobien como bien lo dice Martha Alicia Chávez en su libro: “Todo pasa…y esto también pasará”, esperemos que pronto esta pandemia quede atrás y se vuelva a esa normalidad tan deseada. Por lo pronto, todos a poner mucho ojo en la alimentación, comer bastantes frutas y verduras, tomar agua constantemente; cada hora de menos, separémonos de la computadora, celular, etc. y caminar unos cinco minutos para volver al trabajo, hacer ejercicio en casa, jugar con la familia juegos de mesa, adivinanzas, etc.


¡Tratemos de desarrollar en lo que podamos un Estilo de vida saludable!


*Asesor del Centro de Actualización del Magisterio.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario