lunes, 22 de junio de 2020

Alianzas prematuras







Pedro Vargas Avalos



De que la unión hace la fuerza no tenemos dudas. Y de que los políticos, por tal de alcanzar un fin son capaces de vender su alma al diablo, tampoco.
Lo anterior viene a cuento porque en la semana pasada se dieron dos noticias sobre posibles alianzas de partidos políticos, en vistas desde luego a las elecciones del año que viene, o sea, cuando falta casi un año para que se realicen, pues serán el 6 de junio de 2021.

Claro, lo que estará en juego es un platillo suculento para los que se dedican a la política electoral: 500 diputaciones federales, 300 de mayoría simple y 200 de representación proporcional; pero, además, en 27 Entidades federativas se eligen diputados locales y en los municipios de 28 a los ayuntamientos, eso sin olvidar que casi la mitad de Estados elegirán gobernador.

Ahora bien, como dicen que a los que madrugan Dios les ayuda, los beatíficos señores del partido blanquiazul fueron los primeros en días pasados, de lanzar el anzuelo para buscar aliados. El inefable Marko Cortés, planteó a Movimiento Ciudadano y a lo que resta del PRD, que se unieran en cierta proporción de distritos electorales para enfrentar a Morena y López Obrador, que como ya sabemos tienen el control de las Cámaras federales y de muchas legislaturas locales. El fundamento de este dirigente “light”, es que como son esos tres partidos “los que nos asumimos claramente oposición”, deben aliarse. Y eso que sus principios ideológicos para nada son parecidos, pero como dice el refrán, “el enemigo de mi enemigo, es mi mejor amigo”. En consecuencia, es aceptable buscar aliados.




Lo malo para el blanquiazul, es que el coordinador emecista, Clemente Castañeda, senador jalisciense, rápido lo enfrió al decirle: “no es el momento de hacer cálculos políticos y electorales, sino el momento de trabajar unidos para salvar vidas y proteger la economía nacional”. Y en ese sentido, ni quien contradiga al político alfarista.

Por otra parte, Ángel Ávila Romero, dirigente interino nacional del PRD, manifestó que su partido tiene previsto renovar su dirigencia nacional a finales de agosto o principios de septiembre, por lo que hasta entonces podría definir una posible alianza. En pocas palabras, no por mucho madrugar amanece más temprano.

Ahora veamos lo que dicen los adversarios de los anteriores, los que defienden al gobierno de la 4T, es decir de Andrés Manuel López Obrador. Originalmente eran tres los aliados, los que barrieron en las elecciones de julio de 2018: Morena, PT y PES; después, ya hechos gobierno, se les unió el que siempre va con los ganadores, el PVEM, que en cierta manera y por ahora, ya que desapareció el PES, ellos lo suplen y sigue siendo una Triple Alianza.

El móvil relevante de esta especie de asociación, es defender al actual gobierno, y en el fondo preservar sus privilegios, lógica consecuencia de que son los mandones y quieren conservar tal distintivo para seguir haciendo historia.

Al parecer, para esta alianza no hay obstáculos y en unos días la consolidarán. El líder morenista, Alfonso Ramírez Cuéllar anunció que, como prueba de sus coincidencias, el próximo 4 de julio, las tres formaciones realizarán una "gran jornada nacional en las 64 mil secciones electorales" de México (El Financiero, 18-06-20).

Alberto Anaya, sempiterno dirigente petista, sin andarse por las ramas, aparte del apoyo a la 4T, presentó a MORENA y al Verde, formalmente la propuesta para iniciar conversaciones sobre el proceso electoral 2021. El par del anterior, pero dentro del Verde, es el zacatecano y senador Carlos Puente Salas, quien declaró que su partido está abierto a construir un diálogo para crear una agenda que permita enfrentar los nuevos retos, para buscar respuesta a las problemáticas del país. Y ya sabemos cuáles son los retos para los verdes: conservar sus canonjías y que el mundo ruede.

El que no ha dicho ni pío es el PRI, que yace arrinconado, disminuido y sin atinar cómo salir de su marasmo, después de la paliza del 2018. Los que lo dirigen nacional y localmente, están apocados, pero esperanzados en que el pueblo les vuelva a dar otra oportunidad, atenidos a que el humano es el único ser que se tropieza con la misma piedra.

Así pues, tenemos un panorama de alianzas prematuras que la mera verdad da lástima, por lo poco que les ofrecen a los mexicanos para salir adelante. Sin embargo, no hay más cera que la que arde, así es que los ciudadanos estamos a tiempo de valorar para en su momento decidir con buen tino.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario