martes, 16 de junio de 2020

La ciudad recobra la vida







Juan José Ríos Ríos
El Volcán/Guzmán


La mañana del lunes 15 de junio, la zona centro de Ciudad Guzmán se vio como en sus buenos tiempos, cobrando vida a casi como estaba antes de decretarse las medidas sanitarias para afrontar la pandemia del COVID-19. La casi totalidad de los locales comerciales abrieron sus puertas cumpliendo las disposiciones de la Comisión Interinstitucional para la Reactivación Económica y la Mesa de Salud para el inicio de la fase de Responsabilidad Individual, cuando cada ciudadano tendrá que vigilar su comportamiento, ser consciente y hacerse responsable de su salud y la de sus familias, acuerdo dado a conocer por el Gobernador Enrique Alfaro.









            “Nosotros aquí duramos prácticamente tres meses y vamos a seguir, no vamos a aflojar, seguimos invitando a la gente a que se cuide, a que salga lo menos posible, pero como lo dijo hoy nuestro gobernador y el presidente de la república, le corresponde a cada quien cuidarse, yo los invito a que nos sigamos cuidando, a que no salgamos sino tenemos a qué salir de nuestras casas, que no vayamos a fiestas, los salones de fiestas tienen prohibido abrir, que hagamos conciencia y que nos cuidemos, tenemos 77 casos al día de hoy, si lo vemos como porcentaje a los ciudadanos que tenemos si es mínimo, pero, esto nos tiene que ocupar y preocupar para hacer las cosas mejor, tenemos que enseñarnos a vivir con esta enfermedad, pero cuidarnos al ciento, sobre todo nuestras familias”, dijo sobre el tema y en entrevista el alcalde Pepe Guerrero.




      

      Al recorrer la zona centro de la ciudad se comprobó que por parte de la Iglesia la catedral tenía sus puertas abiertas, en su ingreso el tapete con sanitizante y el gel antibacterial para aplicarse cada parroquiano que quisiera entrar, aunque en su interior había no más de tres personas seguramente dándole gracias a Dios por estar viviendo estos momentos tras casi 90 días de ayuno religioso, cuando los templos cerraron sus puertas y suspendieron los cultos, los actos en donde era común la presencia de varias decenas de fieles, escases de fieles presentes tal vez porque aún no se conoce las disposiciones para poder ingresar al interior de estos sacros recintos.

            Y aunque el uso del jardín Cinco de Mayo todavía no está permitido pues persisten las cintillas plásticas en bancas e ingresos, no faltaron personas que se sentaron en ellas o brincaron vallas y cintas para ir de un lugar a otro. La calle Federico del Toro, en su tramo del jardín a su entronque con la Avenida Reforma, lució repleta de vehículos, hubo una gran movilidad de personas a diferencia del domingo 14, un día antes, que prácticamente lució, tanto la zona centro, comercial y sus principales calles, prácticamente vacío de gente y de vehículos muy entrada la tarde.

            Respecto a la nueva realidad que ya se vive en Ciudad Guzmán, Pepe Guerrero dijo que en Zapotlán la gente es buena, creyendo que la mayoría ha entendido al problema de salud que se vive. “Era imposible quedarnos sin ningún caso y más ya que llevamos más de 500 pruebas, yo me hubiera quedado callado y no hubiera hecho pruebas y ahorita estuviera diciendo que tendríamos un caso o dos, aquí no, no vamos a engañar a las personas pero vamos a seguir trabajando de manera responsable, yo invito a los ciudadanos a que nos sigamos cuidando, la pandemia sigue para arriba, es no aflojar, cuidarnos cada quien, desde casa, haciendo cada quien lo que nos toque hacer y primeramente Dios vamos a seguir adelante”, agregó.
           
           
           

No hay comentarios.:

Publicar un comentario