miércoles, 16 de noviembre de 2022

PEF 2023 castiga a Enrique Alfaro


 

Salvador Mateo

 

 

Lo que pudiera parecer a simple vista como un castigo para el Gobernador de Jalisco, Ingeniero Enrique Alfaro Ramírez y tener contentos a los morenistas, por el recorte de Morena que asestó a la entidad, vía gobierno federal, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2023, en realidad el golpe es para el pueblo jalisciense, Jalisco gobernado por MC en el PEF del próximo año recibirá 16 mil 102 pesos per cápita, cifra inferior en un 12.7 por ciento al gasto con el que contarán las entidades gobernadas por Morena.



Este castigo a los jaliscienses se está dando a pesar de que el Estado se ha convertido en la locomotora económica del país. Según el Inegi, Jalisco contribuye con el 7.3 por ciento del total del PIB nacional, aportó el 12.2 por ciento del PIB nacional de las actividades primarias, el 6.9% del PIB nacional de las actividades secundarias, y el 6.7% de las actividades terciarias. Sí la entidad es líder en materia económica, ha sido por el esfuerzo de las y los jaliscienses, y no tanto por los gobiernos y menos por la 4T.


Para ardor de los fanáticos del presidente Andrés Manuel López Obrador, en redes sociales se menciona que a Jalisco le iba mejor con el PRI. Hoy no hay dinero para los proyectos prioritarios del estado, no hay recursos para el Fondo Metropolitano, desaparecieron todos los apoyos para los pueblos mágicos; el actual gobierno Federal no le ha interesado fortalecer el apoyo para las necesidades básicas tales como el abasto de medicamentos, cuestiones de infraestructura carretera, apoyo al campo, sectores productores, entre otros.


El recorte al PEF 2023, se replica prácticamente en todas las 32 entidades del país. Mientras la 4T castiga a estados y municipios, la administración federal prevé destinar 143 mil 73 millones de pesos para la construcción del Tren Maya, lo que significa un aumento de casi el 95 por ciento con respecto al financiamiento recibido en el presupuesto pasado, además contempla 16 programas sociales prioritarios para el próximo año, los cuales tendrán un presupuesto total de 600,321 millones de pesos. Entre ellos, además de Adultos Mayores, el Programas de Becas, con 83,638 millones de pesos; la Escuela es Nuestra, con 27,052 millones de pesos y Jóvenes Construyendo el Futuro 23 mil millones de pesos.






En estos momentos, México requiere reactivar la economía para la generación de empleos. Para tal fin, urge priorizar a las entidades más rezagadas, y dar mayor margen de libertad a estados y municipios, y se impone la necesidad de poner fin a la dictadura financiera absoluta del gobierno federal. Muchos estados destinan menos del 5% de su gasto a inversión pública, debido a que las políticas económicas de la 4T les impiden en invertir en infraestructura.


Para abatir el grave rezago en infraestructura se necesita construir aulas, laboratorios escolares; terminar hospitales inconclusos y equipar los existentes; rehabilitar y reencarpetar carreteras, hoy en pésimo estado como los que hay en Jalisco, construir caminos rurales; instalar plantas tratadoras de aguas residuales, reconstrucción y mantenimiento de canales de riego; construir viviendas de interés social; dotar a todos los pueblos y colonias de los servicios públicos básicos: agua potable, drenaje, pavimento, electricidad; construir bibliotecas públicas y espacios culturales en todas las poblaciones cuya población lo amerite, así como instalaciones deportivas; construir caminos sacacosechas y bodegas agrícolas.


Esto es lo que realmente elevaría, el bienestar y el desarrollo, más que gastar sumas multimillonarias para dar mantenimiento a un aeropuerto sin aviones, una refinería sin petróleo o un Tren Maya donde no viajarán los mayas y únicamente está destruyendo la selva del sureste mexicano.





Queda claro que debe eliminarse la irracionalidad en la inversión, aplicando criterios de eficiencia y sensibilidad social, algo impensable mientras siga gobernando la 4T, cuyos apoyos sociales solo benefician a uno de cada 10 jaliscienses, totalmente insuficientes para acabar con la pobreza y únicamente están pensados para comprar conciencias para que voten por los candidatos de Morena.


La política económica del gobierno de la 4T es un desastre, ha provocado graves problemas inflacionarios, baja inversión, salida de capitales, obras públicas con lo doble del costo, disminución del salario real, incremento de la violencia y para colmo de males, ha ocasionado la participación de los grupos criminales en el proceso de producción y distribución de mercancías.


Pero debemos enfatizar que la salida tampoco está en volver al pasado, el pueblo mexicano tiene que entender que ahora el futuro de nuestra patria está en sus manos, ya que para frenar el embate del tren de la 4T y del modelo económico neoliberal, solo será posible con la fuerza del pueblo organizado, educado y consciente. El PEF 2023 castiga a Enrique Alfaro, pero el principal afectado es el de siempre, el pueblo pobre de Jalisco y de México. ¡Actuemos!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario