jueves, 17 de noviembre de 2022

Don José Benito Sérvulo de Jesús de Gil y Méndez de Mendiola, propietario de la hacienda de Huescalapa en el siglo XIX


  

Fernando G. Castolo*

 

 

En una segunda entrega sobre los rasgos históricos de la Hacienda de Huescalapa, hablaremos sobre su propietario durante gran parte del siglo XIX; se trata de José Benito Sérvulo de Jesús de Gil y Méndez de Mendiola, nacido en Sayula, Jalisco, el 29 de diciembre de 1782.



Hijo de don Benito de Gil y Calatayud (hijo del español don Lorenzo de Gil y de doña María Mariana de Calatayud), de quien el historiador Federico Munguía Cárdenas comenta que era un personaje "estrafalario" y concesionario en la época de la explotación del tequezquite, el salitre y la sal en la Laguna de Sayula, actividad que le proveyó la importante fortuna que poseía; y su madre fue doña María Guadalupe Méndez de Mendiola, quienes casaron en la propia Sayula, Jalisco, el 21 de mayo de 1777.


 Por cierto, una hermana de Benito Gil Calatayud, doña María Manuela de Gil y Calatayud, casó con el rico comerciante zacoalquense don José Gerardo de Palafox-Lozano y López de Oliva (un importante personaje que apoyó la insurgencia en Jalisco), radicados en Zapotlán. Pues, bien, don José Benito Sérvulo de Jesús de Gil y Méndez de Mendiola casó con doña María Dolores de Carrillo y Celis, quien nació el 26 de noviembre de 1798 (hija de don Bernardo de Carrillo y doña María Francisca de Celis) en El Sagrario Metropolitano de Guadalajara el 6 de julio de 1815.


¿En qué momento esta pareja se convierte en propietaria de la Hacienda de Huescalapa? Lo ignoramos; sin embargo, en una Acta de Ayuntamiento redactada el 7 de abril de 1834, se comenta que Benito Gil erogará los gastos para la realización del "camino de ruedas de El Pedregal", vía que unirá a su Hacienda con la importante población de Zapotlán el Grande. Don José Benito Sérvulo de Jesús de Gil y Méndez de Mendiola fallecería en Guadalajara el 9 de febrero de 1847.





 Su viuda, doña María Dolores de Carrillo y Celis, contraería nuevamente nupcias el 28 de enero de 1862 en Ciudad Guzmán con don Vicente Sosa Zalazar, quien en la época era el Jefe Político del Noveno Cantón con sede en la antigua Zapotlán. La Hacienda de Huescalapa durante la época que la poseyó don José Benito Sérvulo de Jesús de Gil y Méndez de Mendiola tuvo una extensión de más de 20 mil hectáreas, la segunda más grande en la región Sur de Jalisco después de la Hacienda de El Jazmín (propiedad de Manzano y Cía), cuya extensión rebasaba las 40 mil hectáreas; sin embargo, a la Hacienda de Huescalapa le pertenecía todo el macizo montañoso conocido como Nevado Colima.


Después de la familia Gil y Méndez de Mendiola-De Carrillo y Celis los propietarios de la importante Hacienda serían los Gómez-Hurtado de Mendoza y Del Castillo-Negrete, pero, esa historia ya se las hemos compartido.


*Historiador e investigador.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario