lunes, 24 de octubre de 2022

Corriendo riesgos innecesarios

 

Juan José Ríos Ríos

 

El haber seguido desarrollando actividades relacionadas con las fiestas religiosas en el interior de la Catedral Diocesana de Ciudad Guzmán, fue motivo de críticas por parte de algunas personas y medios de comunicación, precisamente por el estado de afectación que sufrió el sacro recinto por el temblor del pasado 19 de septiembre del 2022, y donde, pese a las sugerencias de las autoridades locales y de los Colegios de Ingenieros y Arquitectos del sur del estado, en el ánimo de que los fieles no corran riesgos innecesarios, se llevaron a cabo actos no recomendados por las partes antes mencionadas.





            Una prueba del daño en algunas de las cúpulas de la catedral, se conoció tras la divulgación de un video en donde claramente se aprecia la entrada de agua de lluvia por las cuarteaduras en el inmueble, que hizo que las personas que estaban en el lugar en el momento, hicieran rosto de miedo, aunque no haya sucedido algo más grave hasta en esta ocasión. Se dice que la parte afectada sí está acordonada, pero hubo personas que ingresaron y se ubicaron en áreas de riesgo. Además, se ha denunciado, se permitió el ingreso y la ejecución de sus movimientos a las diferentes danzas, se quejaron por la quema de los cohetones y se siguieran mandando al espacio desde las alturas de catedral, todo generando vibraciones que, sin duda, además de prohibidas, afectaban algo más las estructuras del recinto.


            También no se colocó la red protectora metálica sugerida para evitar que los desprendimientos de las cúpulas caigan sobre los asistentes, otra anomalía más detectada y que puso en riesgo a quienes ingresaron o estuvieron dentro de la catedral, lo que hizo que los comentarios cada vez fueran más críticos por la forma como actuaron los encargados de la catedral y del propio obispo de la Diócesis, pues consideraron que dieron más importancia a los actos de culto y de buena fe de los asistentes a las fiestas patronales anuales a Señor San José, que a la seguridad de los fieles y las indicaciones recibidas de peritos y gobierno local.





            Los días más destacados de las celebraciones fueron el sábado 22 y el domingo 23, lunes 24. La tradición indica que el 22 se haga la ceremonia del Juramento, el compromiso de celebrar estas honras a San José y la Rifa de la Mayordomía para las fiestas del 2023, mientras que el domingo fue la fiesta grande, quizá la actividad que más fieles y visitantes congrega año con año al evento y a catedral, la sacada y recorrido de las imágenes por las principales calles de la ciudad, concluyendo de hechos los actos de culto el lunes 24 con la traída de las imágenes a catedral, tras pernoctar en casa del nuevo mayordomo.


            Deseamos que las celebraciones hayan concluido sin afectaciones para nadie, que si bien no se respetaron disposiciones o acuerdos previos, pasada la euforia de las fiestas se tome más en serio las medidas para evitar riesgos, que la catedral siga sufrieron más daños de los que ya tiene a causa del temblor de tierra del pasado 19 de septiembre del presente año, que se agilicen los trámites ante el INA para que se inicien las investigaciones y con ello dar paso a los trabajos de reconstrucción, obras que sin tomarán buen tiempo y buenas sumas de recursos públicos, mientras tanto que se tomen las acciones que sean las más convenientes para que no se corran riesgos para las personas ni más daños para la catedral.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario